1
Las personas que tenían vista al océano eran más propensas a tener “bajos niveles de angustia psicológica”, según estufio.