1
La creación de Áreas Marinas Protegidas (AMP) en alta mar, en particular de zonas cerradas a determinadas actividades pesqueras, constituye una valiosa herramienta para reducir el impacto negativo de la pesca sobre la biodiversidad, los hábitats y las especies marinas vulnerables.