1
Hay evidencia de que el cometa ISON puede estar desintegrándose, ya que se precipita hacia intenso el calor del sol. Si es así, rollo. Pero el veredicto de momento es no.