1
En 1880 la isla sueca de Stora Karlsö se convirtió en un parque para la conservación de la naturaleza y para la caza. A partir de los años 20, la compañía privada que adquirió la isla empezó a organizar tours diarios y la isla se convirtió en un popular destino de vacaciones, que atrajo a unos 10.000 visitantes cada año. Durante un siglo, los turistas han acudido y fotografiado este paraje natural.