1
Este vídeo de un barco en el Océano Austral, que rodea la Antártida, es un buen recordatorio de que entrar en un mar agitado no es para los débiles de corazón.