1
El cuadro de Caravaggio nos muestra la cabeza recién cercenada de este monstruo mitológico chorreando sangre y con una expresión horrorizada que casi provoca piedad.