1
Las observaciones y modelos climáticos, publicados en la revista Nature Geoscience, muestran que las corrientes que rodean a la Antártida arrastran agua profunda y centenaria hasta la superficie.