1
Un cambio importante en los patrones del viento del Ártico occidental en invierno de 2017 y su efecto en el movimiento del hielo marino son indicadores posibles de un clima cambiante, nunca registrados en más de 60 años de datos meteorológicos.