1
No hablan pero con sus movimientos lo dicen todo. A los tiburones les basta con el lenguaje corporal para comunicar sus intenciones y su posición en el universo marino.