1
Dos pescadores poco escrupulosos, una especie protegida y una foto de la captura subida a internet son los ingredientes perfectos para que se cree un escándalo en las redes.