1
Estos datos de deformación del terreno, no perceptibles para las personas, junto con la información proporcionada por la actividad sísmica y los gases, confirman que el proceso de reactivación magmática en El Hierro aún continúa después de casi 22 meses de darse por finalizada la erupción submarina ocurrida al sur de La Restinga.