1
Medio Ambiente reconoce el "fuerte impacto" que la presión turística ha supuesto a 119.000 hectáreas de zonas declaradas de especial conservación