1
Nunca hemos visto a Jeremy Wade tan enojado como lo estaba durante la pesca de un mero en Australia.