1
Los pulpos tienen un producto químico en su piel que hace que sus ventosas no se peguen.