1
Una alerta errónea de que el lunes se había producido un terremoto en el área de Tokio provocó pánico en muchos japoneses y se interrumpieron algunos servicios de trenes.