1
Los plásticos no solo han alcanzado los abismos más profundos de nuestros océanos sino que también los están ingiriendo los animales que viven allí.