1
La cuenca polar entra en la arena de las relaciones internacionales como objeto de codicia para grandes potencias como EE.UU, Rusia, Canadá, Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Islandia y China cuyos intereses difieren.