2
Tened mucho cuidado cuando compréis gambas, langostinos, calamares y otros productos congelados porque si no os fijáis, puede que estéis pagando el agua a precio de marisco.