1
Cuando Charles Darwin llegó a las Islas Galápagos en 1831 no tenía ni idea de que lo que iba a descubrir le ayudaría a concebir su teoría de la selección natural.