1
El buque Hespérides navegó entre 2011 y 2012 los océanos Atlántico, Índico y Pacífico recogiendo muestras de agua para demostrar la existencia a más de 200 metros de profundidad de moléculas capaces de secuestrar carbono.