2
Decenas de miles de personas desafiaron la lluvia torrencial y fuertes vientos traídos por la tormenta tropical Mekkhala para asistir a la misa.