1
Las instalaciones, creadas por profesores del MIT serían inmunes a terremotos, tsunamis y otros desastres naturales.