1

La bacteria es tan resistente a profundidades que podría comerse la totalidad de los restos.