1
Aunque las probabilidades de sufrir un ataque son mínimas la franja costera de veinte kilómetros de Byron Bay cuenta con el aterrador número de dos muertos y 11 heridos por ataques en tan sólo dos años