2
La increíble velocidad y las mandíbulas del pez sábalo lo convierten en uno de los depredadores marinos más mortíferos.