1

Los ojos y los oídos de miles de computadoras y teléfonos móviles fueron testigos del terremoto que arrasó Japón en marzo. El fenómeno, inédito, permitió la realización del primer documental "a distancia": una visión íntima y privada de una de los peores desastres naturales de la historia.