1
Menos de medio grado Celsius de calentamiento a final de siglo bastaría para marcar la diferencia cuando se trata de la probabilidad de futuros veranos sin hielo marino en el Ártico.