Surgen dudas sobre el papel de los ecosistemas de algas marinas como sumideros de carbono

algas y carbono

Investigadores argumentan que los aspirantes a la compensación de carbono se han apresurado a promocionar el potencial de absorción de carbono de las algas marinas

Exuberantes lechos de algas sustentan las redes alimentarias costeras, reciclan nutrientes esenciales, aclaran el agua, fomentan la pesca y protegen la vida marina. Pero en los últimos años, lo que ha acaparado los titulares es la capacidad de las algas para absorber el dióxido de carbono y el potencial que podrían tener para controlar las emisiones que calientan el planeta.

Estimaciones recientes sugieren que cuando las algas marinas mueren y se hunden en el lecho marino, se llevan consigo grandes cantidades de carbono que quedan encerradas en los sedimentos de las profundidades marinas. La cantidad no es tanta como los manglares, las praderas marinas o los árboles secuestran cada año, pero es suficiente para hacer mella en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estimuladas por esto, las empresas están explorando el potencial de las algas marinas en el floreciente mercado de compensación de "carbono azul".

Sin embargo, hay un inconveniente. Una nueva investigación dirigida por el científico marino John Barry Gallagher de la Universidad de Tasmania en Australia, un autodenominado "iconoclasta del carbono azul y los humedales", sugiere que cuando se considera todo el ecosistema que soportan las algas marinas, no solo las algas marinas en sí, algunos de estos entornos liberan más carbono del que almacenan. El hallazgo ha causado revuelo entre los científicos de las algas marinas.

Lo que inclina la balanza hacia los ecosistemas de algas marinas como fuentes de carbono en lugar de sumideros son las contribuciones de las ascidias, los mariscos y otros filtradores que se alimentan de fitoplancton. Gallagher utiliza datos extraídos de 18 estudios de hábitats de algas marinas tropicales, templadas y polares para argumentar que, colectivamente, estos habitantes exhalan más dióxido de carbono del que absorben las algas marinas.

Las conclusiones de Gallagher podrían tener ramificaciones para la incipiente industria de compensación de carbono de algas marinas que, según él, se basa en una comprensión prematura del almacenamiento de carbono de algas marinas. Si las estimaciones del almacenamiento neto de carbono de los ecosistemas de algas marinas son exageradas, las empresas que compran créditos de carbono podrían estar aumentando las emisiones sin darse cuenta en lugar de reducirlas a cero, dice.

balance de algas y carbono

Imagen: Representación de los componentes del balance global neto de carbono para los ecosistemas de algas marinas (a) un conjunto hipotético de algas marinas cerrado a la importación de subsidios de carbono orgánico, y (b) un ecosistema alga-fitoplanctónico más representativo abierto a la importación de subsidios.

Pero los hallazgos de Gallagher se han encontrado con la resistencia de un grupo de investigadores pioneros del carbono azul que han escrito una refutación formal a su estudio. Dicen que el estudio de Gallagher es profundamente problemático y está plagado de errores, y que sus conclusiones son defectuosas porque selecciona datos.

La ecologista marina Karen Filbee-Dexter del Instituto de Investigación Marina de Noruega es parte del grupo que redactó la refutación. Ella dice que tratar de comprender cómo cicla el carbono la vida marina que reside dentro de los lechos de algas marinas es un esfuerzo que vale la pena. Pero ella dice que el análisis es engañoso porque incluye datos de múltiples tipos de ecosistemas de algas marinas, lo que distorsiona la imagen global.

El estudio, dice, incluye algas duras como rocas, páramos de erizos de mar y tapetes de algas que crecen en aguas poco profundas a solo unos centímetros sobre el lecho marino. Sin embargo, investigaciones anteriores sugieren que las algas marinas carnosas que crecen como grandes bosques en aguas profundas y que depositan sus frondas al fondo del mar son las algas marinas carnosas que son más efectivas para almacenar carbono, llevándose consigo carbono.

El estudio, dice Filbee-Dexter, "se presenta de una manera que ignora la evidencia de que las algas [ecosistemas] secuestran carbono en muchos escenarios".

Sin inmutarse, Gallagher dice que está ansioso por ver qué opinan otros expertos de su análisis. Él espera animar la gente a tomar más medidas de los flujos de carbono en las copas de las algas porque, dice, "necesitamos más datos para saber exactamente qué tan importante es".

Catriona Hurd, fisióloga de algas marinas de la Universidad de Tasmania que no participó en la investigación, dice que entiende por qué la sugerencia de que algunos ecosistemas de algas marinas podrían no ser sumideros de carbono ha alterado el gallinero. Pero Hurd dice que el estudio destaca la complejidad de contabilizar los flujos de carbono que entran y salen de las algas marinas, entre la atmósfera y el océano, y desde las costas hasta las profundidades del mar.

"Tenemos que hacer mucho más trabajo", dice Hurd, antes de que las algas marinas puedan usarse para compensar las emisiones de carbono. Hurd señala su propia investigación, que describe la larga lista de factores que aún deben resolver los científicos, incluida la cantidad de carbono que los ecosistemas de algas marinas extraen de la atmósfera, qué fracción se hunde en los sedimentos marinos y si ese carbono permanece encerrado a largo plazo.

Pero Hurd, al igual que Gallagher en su artículo, se apresura a señalar que este nuevo análisis del papel de los ecosistemas de algas marinas como posibles sumideros de carbono no disminuye todos los otros efectos vitales que desempeñan las algas marinas en los ecosistemas costeros.

El ecologista emérito Ik Kyo Chung de la Universidad Nacional de Pusan en Corea del Sur, que tampoco participó en la investigación, dice que no resta valor al enorme potencial de las granjas de algas marinas para producir con bajas emisiones alimentos, combustible, productos farmacéuticos y forraje para el ganado.

Pero Filbee-Dexter teme que el artículo de Gallagher pueda generar dudas sobre las iniciativas para proteger y restaurar los ecosistemas de algas marinas silvestres, muchas de las cuales están vinculadas a su potencial de sumidero de carbono.

"Necesitamos hablar de estas [algas marinas] no solo como soluciones naturales de carbono, sino mucho más ampliamente en términos de todos los beneficios que brindan", dice. "El carbono es una pequeña parte de ello".

El estudio de Gallagher se publica en ICES Journal of Marine Science: Seaweed ecosystems may not mitigate CO2 emissions

Etiquetas: Alga marinaSecuestroCarbono

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: