Sorpresa con las placas tectónicas: geóloga encuentra inesperadamente restos de una megaplaca perdida

placa tectónica Portus
La placa oceánica reconstruida por Suzanna van de Lagemaat y su ubicación

Denominada Pontus, tenía un cuarto del tamaño del Océano Pacífico

La geóloga de la Universidad de Utrecht, Suzanna van de Lagemaat, ha reconstruido una masiva y previamente desconocida placa tectónica que alguna vez tuvo un cuarto del tamaño del Océano Pacífico.

Sus colegas de Utrecht habían predicho su existencia hace más de 10 años basándose en fragmentos de antiguas placas tectónicas encontradas en las profundidades del manto terrestre. Van de Lagemaat reconstruyó placas perdidas mediante investigaciones de campo y detallados estudios de los cinturones montañosos de Japón, Borneo, Filipinas, Nueva Guinea y Nueva Zelanda.

Para su sorpresa, descubrió que los restos oceánicos en el norte de Borneo debían pertenecer a la placa de la que se sospechaba desde hacía mucho tiempo y que los científicos han llamado Pontus. Ahora ha reconstruido la placa entera en todo su esplendor.

Comprender los movimientos de las placas tectónicas que forman la rígida capa exterior de la Tierra es esencial para comprender la historia geológica del planeta. Los movimientos de estas placas influyeron fuertemente en cómo han cambiado con el tiempo la paleogeografía y el clima del planeta, e incluso dónde encontrar metales raros.

Pero desde entonces grandes placas oceánicas del pasado geológico han desaparecido en el manto terrestre mediante subducción. Sólo han dejado fragmentos de roca escondidos en cinturones montañosos.

Van de Lagemaat estudió la región tectónica de placas más complicada del planeta: el área alrededor de Filipinas. "Filipinas se encuentra en una compleja unión de diferentes sistemas de placas. La región está formada casi en su totalidad por corteza oceánica, pero algunos trozos se elevan sobre el nivel del mar y muestran rocas de edades muy diferentes", dijo.

Vídeo: La geóloga de la Universidad de Utrecht, Suzanna van de Lagemaat, ha reconstruido una placa tectónica masiva y previamente desconocida que alguna vez tuvo un cuarto del tamaño del Océano Pacífico.

Reconstrucción

Utilizando datos geológicos, Van de Lagemaat reconstruyó por primera vez los movimientos de las placas actuales en la región entre Japón y Nueva Zelanda. Eso reveló cuán grande era el área de placas que debieron haber desaparecido en la actual región del Pacífico occidental.

"También realizamos trabajo de campo en el norte de Borneo, donde encontramos la pieza más importante del rompecabezas. Pensábamos que estábamos ante reliquias de una placa perdida que ya conocíamos. Pero nuestra investigación en el laboratorio magnético de esas rocas indicó que nuestros hallazgos procedían originalmente de mucho más al norte y tenían que ser restos de una placa diferente, previamente desconocida".

Pero la conclusión importante aún estaba por llegar. "Hace 11 años pensábamos que los restos de Pontus podrían estar en el norte de Japón, pero desde entonces refutamos esa teoría", explica Douwe van Hinsbergen, supervisor de doctorado de Van de Lagemaat. "Fue sólo después de que Suzanna hubo reconstruido sistemáticamente la mitad de los cinturones montañosos del 'Anillo de Fuego' desde Japón, pasando por Nueva Guinea, hasta Nueva Zelanda, que se reveló la placa Pontus propuesta, e incluía las rocas que estudiamos en Borneo".

placa oceánica PortusImagen derecha: La placa oceánica reconstruida por Suzanna van de Lagemaat y su ubicación hace 120 millones de años, y sus reliquias actuales.

Reliquias y ondas

Las reliquias de Pontus no sólo se encuentran en el norte de Borneo, sino también en Palawan, una isla en el oeste de Filipinas, y en el Mar de China Meridional. La investigación de Van de Lagemaat también demostró que un único sistema tectónico de placas coherente se extendía desde el sur de Japón hasta Nueva Zelanda, y debe haber existido durante al menos 150 millones de años. Éste también es un nuevo descubrimiento en este campo.

Las predicciones anteriores sobre la existencia de Pontus fueron posibles porque una placa subducida deja huellas cuando se 'hunde' en el manto terrestre: zonas del manto con temperaturas o composiciones anómalas. Estas anomalías se pueden observar cuando los sismógrafos captan señales de terremotos.

Los terremotos envían ondas a través del interior de la Tierra y cuando viajan a través de una anomalía, como un fragmento de una vieja placa, la anomalía produce una interrupción de la señal. Los geólogos pueden atribuir estas alteraciones a la existencia de fenómenos en el manto, como fragmentos de placas tectónicas. Eso les permite mirar 300 millones de años en el pasado. Los fragmentos de placas más antiguos se han "disuelto" en el límite entre el manto y el núcleo.

Un estudio de hace 11 años demostró que una gran zona de subducción debía haber atravesado el paleo-Pacífico occidental, que separaba las conocidas placas del Pacífico en el este de la hipotética placa de Pontus en el oeste. Esta hipótesis ha sido demostrada ahora de forma independiente por la investigación de Van de Lagemaat.

El trabajo ha sido publicado en Gondwana Research: Plate tectonic cross-roads: Reconstructing the Panthalassa-Neotethys Junction Region from Philippine Sea Plate and Australasian oceans and orogens

Etiquetas: Placa tectónicaAntiguaRestos

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo