Miles de sapos de caña venenosos invaden la Florida

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

invasión del sapo de caña en Florida

Un suave invierno y la lluvia han provocado en la primavera una explosión de estos anfibios invasores

Durante el fin de semana, miles de sapos venenosos surgieron de canales o saltaron de estanques de retención en varios vecindarios de Palm Beach Gardens a lo largo de la costa atlántica de Florida.

El sapo neotropical gigante o sapo marino, que es el nombre de un grupo colectivo de sapos de caña, probablemente se instaló después de las suaves temperaturas invernales y las lluvias recientes que prepararon a los sapos para un ciclo de reproducción en auge, con miles de sapos recién llegados a la madurez casi al mismo tiempo, informa Chad Gillis en USA Today.

La especie, Rhinella marina, solía ser conocida en Bufo marinus, y muchas personas todavía se refieren a los sapos de caña como sapos bufo. Originaria de América Central y del Sur, la especie llegó a Florida en la década de 1930 en un esfuerzo por controlar las plagas de la caña de azúcar.

En 1955, un vendedor de mascotas dejó escapar accidentalmente alrededor de 100 sapos en un aeropuerto, informa Eli Rosenberg en The Washington Post. Liberaciones adicionales en la década de 1960 también ayudaron a establecer poblaciones silvestres del sapo en partes del estado.

Los sapos de caña pueden ser peligrosos para las mascotas y la vida silvestre. Según la Extensión de Vida Silvestre de la Universidad de Florida, la especie libera una sustancia tóxica de una glándula parotoidea detrás de sus orejas. La toxina es lo suficientemente fuerte como para matar a los gatos o perros que mastican los sapos y puede causar ardor en los ojos o irritación de la piel en los humanos que manejan los bichos.

La mayor preocupación, sin embargo, es el daño ambiental que pueden causar. La especie se reproduce durante todo el año y tiene una dieta sin restricciones para un anfibio: se lo come todo.

sapo de caña, Rhinella marinaSe alimentan de comida para mascotas, restos de comida, carroña y casi todos los tipos de insectos que hay, reduciendo la comida disponible para otras especies. También se aprovechan de especies nativas más pequeñas de ranas, sapos, serpientes y mamíferos.

Cuando los depredadores locales tratan de comerlos, a menudo son envenenados por los sapos. En muchos sentidos, el sapo de caña es una bola de demolición ecológica de una sola especie.

Australia ha sido particularmente torturada por estos sapos. En 1935 fueron liberados en el norte tropical del país 101 de estos anfibios para ayudar a controlar a los escarabajos que atacan la caña de azúcar. En menos de 100 años, la especie se ha multiplicado a más de 2 mil millones de sapos y la horda marcha hacia el oeste, amenazando a los lagartos y mamíferos en peligro de extinción del continente.

En Palm Beach Gardens, el problema actual no tiene impacto en el hábitat natural, es simplemente la gran cantidad de sapos que han surgido. En algunas áreas, las personas no pueden caminar afuera o conducir por temor a aplastar a los anfibios. Hay tantos que incluso están obstruyendo los filtros de las piscinas.

invasión del sapo de caña en Florida

"Acabo de ver una gran cantidad de sapos o ranas por todas partes, cubriendo cada pulgada cuadrada", dice a la afiliada de NBC WPTV, Jenni Quasha, quien vive en el vecindario Mirabella. "Ni siquiera se puede caminar por la hierba sin pisar uno. Estoy preocupada por las mascotas de la gente, así que definitivamente no hay nada en la piscina ni jugando afuera y disfrutando del aire libre".

Mark Holladay, un técnico principal con servicio de exterminio local Toad Busters, dice a WPTV que es probable que no desaparezcan pronto las condiciones similares a enjambres. "Habrá otra afluencia como esta en 22 días cuando empiece a salir el próximo lote, y esto es en todas las comunidades de la Florida".

Los sapos también se han establecido en Hawai, Guam y Puerto Rico, donde también se introdujeron para controlar las plagas de la caña de azúcar. Una pequeña población de sapos de caña se encuentra en el Valle del Río Grande, en el extremo sur de Texas, que es el punto más al norte de su área de distribución nativa.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar