El 'Mar Muerto de Senegal' es de un impactante tono rosado

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El 'Mar Muerto de Senegal' es de un impactante tono rosado - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Lago Retba, Senegal

Coloreado por las algas y amado por los bañistas, el lago Retba es una importante fuente de sal, y un trabajo agotador

Un crujido resonante reverbera mientras Boubacar Keita empuja su pértiga de madera en el agua rosa. Otro golpe desencadena una pulsante ola circular que parece continuar durante medio kilómetro. Un tercer golpe provoca un gran agujero, y la figura de Keita se hunde bajo la superficie.

Unos momentos más tarde reaparece, hasta la cintura y goteando, brillando a la luz del sol. En contraste con el cuerpo de agua radiante en el que se sumerge, se convierte en una escena bíblica. Pero los restos de residuos blancos que recubren su musculoso torso revelan lo que está buscando: sal.

Hasta 300 gramos del mineral están contenidos en un litro de agua en el Lago Retba, también conocido como Lago Rosa, una laguna en el borde de la península de Cap Vert, a unos 35 kilómetros al noreste de la capital de Senegal, Dakar. Eso es 10 veces el nivel que se encuentra en el cercano Océano Atlántico, a solo 300 metros de distancia, y es suficiente para rivalizar con el Gran Lago Salado de Utah, el Lago Spencer de Australia, incluso el famoso primo del Medio Oriente del Lago Retba, el Mar Rojo.

En esta salinidad extrema prospera un tipo de microalgas conocido como Dunaliella salina. Al producir un pigmento de la familia del betacaroteno, para maximizar la cantidad de luz que puede absorber, forma uno de los lugares más hipnóticos del mundo natural.

En el apogeo de la estación seca, de enero a marzo, cuando el sol del mediodía brilla implacablemente y soplan fuertes vientos del Atlántico, el lago Retba es de lo más colorido: un seductor sorbete rosado. A medida que cambian los patrones climáticos y las horas del día, emerge un glorioso espectro de tonos, desde batido de fresa y Pepto-Bismol hasta coral, fucsia y casi marrón chocolate. El pigmento incluso presta a los matorrales de hinojo marino (samphire en inglés), un vegetal similar a una planta que generalmente es verde, un intenso tono magenta.

transporte de sal en el Lago Retba

Los bañistas se sienten atraídos por la gran belleza y la flotabilidad que ofrece la sal. Los trabajadores de todo el oeste de África también son atraídos aquí, para extraer el mineral que forma el fondo del lago. Desde la década de 1970, cuando los problemas económicos desencadenaron la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos, la cosecha de sal del lago Retba se ha realizado durante todo el año. Cada año, el lago, de 3 km y medio de largo, 800 metros de ancho y 3 metros de profundidad (50 por ciento de la cual es la corteza de sal sumergida), alberga a unos 3.000 trabajadores.

La mayoría trabaja para ellos mismos. Los reducidos márgenes de ganancia y los bajos rendimientos de sal significan que aquí no hay suficiente dinero para atraer grandes empresas. Pero es un trabajo, y colectivamente estos mineros excavan y extraen casi 60.000 toneladas de sal cada año.

Keita, un joven de 25 años de Mali, se encuentra entre ellos. Todas las mañanas, él y sus compañeros de trabajo llevan botes de madera a las rosadas aguas en busca de sal. Frotan en su piel manteca de karité, derivada de las nueces de los árboles locales, para protegerla del corrosivo efecto de la solución salina, que puede causar cortes y abrasiones, y el punzante calor tropical, que puede alcanzar hasta 38°C. También se aplican un fuerte ungüento para sellar las heridas que se produjeron el día anterior.

Minero de sal del Lago Retba

Es un trabajo agotador, lo opuesto a "la vie en rose". Keita debe romper el lecho salado del lago antes de que pueda arrojar grandes cantidades de sal en su bote de madera. El mineral puede ser grisáceo cuando se extrae por primera vez, debido a la arcilla contenida en el suelo, y debe filtrarse a través de un tamiz gigante. Como un gondolero veneciano, Keita guía su piragua de regreso a la orilla una vez que está llena. Por lo general, recolecta cinco botes de sal al día.

bote de sal en el Lago Retba

Pero sus ganancias son escasas. Se pagan alrededor de $ 35 (en dólares estadounidenses) por cada tonelada de sal reunida, el trabajo de una semana.

"Esto es muy tranquilo y hermoso", dice Keita. Pero el trabajo es muy agotador. Sin embargo, su falta de educación y calificaciones significan que sus opciones son limitadas y que debe continuar la rutina diaria. "Si tuviera la opción, me iría", dice. "Aquí estoy en el último peldaño de la vida".

La sal recolectada produce un paisaje de ciencia ficción, con montículos como una región kárstica china que rodea la poco profunda laguna. Las mujeres, que aquí trabajan solo en tierra, llevan la sal que dejan los mineros, ya sea en botes o en el borde del agua, a los descomunales montículos cercanos, un cubo de 25 kilos cada vez. Estos contienen cristales del tamaño de un puño, una especie de primo más áspero, del tamaño de una piedra de granizo de la sal rosa del Himalaya. Algunas pilas crecen lo suficientemente grandes como para trepar, ofreciendo un buen punto de vista para inspeccionar los alrededores.

montículos de sal en el Lago Retba

El valor de la sal yodada ha aumentado en los últimos años, un desarrollo positivo por al menos un par de razones. Uno de ellos se refiere a la salud: millones de bebés en todo el mundo, particularmente en África, nacen cada año en riesgo de daño cerebral debido a la falta de yodo en su dieta. Pero solo está yodada la mitad de toda la sal comestible en Senegal, a pesar de que es un ingrediente clave en muchos alimentos. (Los pescadores locales la usan para preservar su pesca, ya que el pescado forma parte clave de la cocina senegalesa, en particular el plato nacional, un guiso a base de arroz llamado thieboudienne).

Pero gracias a la ayuda de organizaciones benéficas locales, los trabajadores de la sal han comenzado a agregar el suplemento, con una máquina mezcladora, después de que la sal se haya secado.

sal del Lago Retba

El otro beneficio es económico: la yodación puede aumentar el valor de la sal hasta en un 50 por ciento.

Hoy el Lago Retba está bajo consideración para convertirse en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Si lo hace, puede estar reservado un futuro aún más brillante para este extraño hogar rosado del condimento más importante de la humanidad.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar