El Mar Mediterráneo estuvo a punto de secarse por completo

Estrecho de Gibraltar

Lo revivió una inundación cataclísmica

Las turquesas y serenas aguas del mar Mediterráneo esconden un secreto de fuerte sabor: una capa de sal de más de tres kilómetros de espesor que acecha debajo de la cuenca.

El blanco y fantasmal mineral es uno de los pocos rastros de un antiguo Mar Mediterráneo que desapareció hace millones de años. Algunos científicos creen que todo el mar se evaporó por un tiempo, desecado como lo está el Sahara hacia el sur.

Incluso después de décadas de estudio, siguen siendo un misterio perdurable los detalles que rodean el acto de desaparición del mar y los torrentes de agua que rellenaron la cuenca. La recarga del Mediterráneo hace unos cinco millones de años puede haber sido la mayor inundación en la historia de nuestro planeta. Según una estimación, la cascada de agua que llenaba la cavernosa cuenca era aproximadamente 500 veces más grande que el flujo del río Amazonas.

"Fue algo sensacional", dice Daniel García-Castellanos del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera en España. En un reciente análisis publicado en Earth-Science Reviews, García-Castellanos y su equipo identificaron una bolsa de sedimentos que pueden haber sido depositados por la mega inundación.

Sin esta reconexión cataclísmica con el Océano Atlántico, hoy no existiría el Mediterráneo tal como lo conocemos. Los barcos no podrían haber cruzado el acuoso camino para alimentar las ricas culturas que han salpicado sus costas desde las primeras etapas de la civilización humana. Y hoy, el mar Mediterráneo es una bomba vital para la circulación global del agua. La evaporación infunde sus aguas con una dosis extra de sal, que se derrama en el Atlántico y ayuda a conducir las cintas transportadoras oceánicas que circunnavegan el planeta, influyendo en las temperaturas, los patrones de tormentas y más.

A medida que las temperaturas modernas continúan su marcha constante hacia arriba, y las capas de hielo disminuyen en los polos, es "bastante importante" descubrir qué procesos llevaron al planeta que vemos hoy, dice Rachel Flecker, geóloga de la Universidad de Bristol.

El diluvio del eón

Hoy en día, se evaporan constantemente millones de kilómetros cúbicos de agua del Mar Mediterráneo, con aproximadamente 120 cm de agua convirtiéndose en vapor cada año. Las lluvias y los ríos no son suficientes para saciar el sistema. La única fuente de agua que mantiene el cuerpo estable es un flujo constante desde el vecino Océano Atlántico, que fluye a través de un estrecho canal entre España y Marruecos, el Estrecho de Gibraltar.

mapa topográfico del antiguo Mediterráneo

Imagen: Mapa topográfico del mar Jónico y el Mediterráneo occidental que muestra la ubicación de los datos que se muestran en este artículo. Las flechas rojas indican el movimiento promedio de África en relación con Eurasia desde hace 5,3 millones de años.

Hace muchos millones de años, los profundos cambios tectónicos debajo de la superficie pueden haber forzado el paisaje hacia arriba, enredando la conexión vital entre el Mediterráneo y el Atlántico. Las aguas probablemente continuaron fluyendo hacia la cuenca, pero el cambio habría cortado la ruta de escape para las densas corrientes salinas que corren a lo largo del suelo de la cuenca para llegar al océano abierto. Hace aproximadamente seis millones de años, las sales comenzaron a acumularse, lo suficiente como para dar a cada una de las 7.7 mil millones de personas del mundo casi 50 Grandes Pirámides de Giza llenas de sal.

Algunos investigadores sugieren que la región casi se secó antes de la inundación, dejando una cuenca cavernosa que se sumergía más kilómetro y medio por debajo del actual nivel del mar. Todo lo que se interponía entre la cuenca vacía y el poderoso Atlántico podría haber sido una estrecha franja de tierra donde se encuentra hoy el Estrecho de Gibraltar (aunque aún es incierto el ancho exacto de este antiguo puente terrestre).

Hace unos 5,3 millones de años una masiva inundación rompió la brecha y volvió a conectar el océano y el mar. Pero así como se debate el alcance del secado del Mediterráneo, también lo es el tamaño de la inundación. Con poca evidencia disponible, García-Castellanos y su equipo se preguntaron qué tan rápido podría rellenarse una cuenca vacía del Mediterráneo. La brecha probablemente comenzó como un goteo sobre la presa natural que conecta la Europa moderna con África, según sus modelos de un estudio de 2009. Pero rápidamente se hizo cargo la erosión. "El proceso se vuelve imparable muy pronto", dice García-Castellanos.

mega inundación del Mediterráneo

Imagen: Mapa que muestra la profundidad hasta la base del plioceno, incluida la superficie de erosión mesiniana (MES) y el canal de erosión (línea roja) resultante de la mega inundación de Zanclean y las principales rutas de inundación (línea naranja).

A medida que el agua subía, recorría un camino cada vez más profundo que permitía pasar aún más agua. En su apogeo, el flujo puede haber brotado a 100 millones de metros cúbicos por segundo, llenando el mar en dos años o menos. Tal evento habría excavado al menos 400 millones de piscinas olímpicas por valor de sedimento, cortando un canal a través del Estrecho de Gibraltar y tallando un cañón que se extendía hasta el fondo marino.

"Esto es como el agua que sale de una manguera de bomberos", dice William Ryan de la Universidad de Columbia, un geólogo marino que formó parte de los primeros trabajos para identificar los depósitos de sal del Mediterráneo.

El evento cataclísmico transformó toda la región, moviendo en el camino no solo el agua sino también cortando trozos de roca, arena y cualquier otra cosa. "Cuando tienes ese tipo de energía, no mueves sedimentos ya que pequeños granos rebotan en el fondo. Todo está en un estado caótico y altamente turbulento", dice Victor Baker, geólogo de la Universidad de Arizona y experto en grandes inundaciones.

Ensamblando un misterio prehistórico

Los geólogos del siglo XIX no creían que fueran posibles las inundaciones de esta escala. Requerían evidencia de procesos modernos para probar que podría haber ocurrido un evento antiguo. "El problema es que las grandes inundaciones gigantes son raras", dice Baker. Al igual que el catastrófico impacto del asteroide de Chicxulub que cambió para siempre la vida en la Tierra, las mega inundaciones no ocurren todos los años, ni siquiera cada millón de años.

Los científicos comenzaron a investigar la historia del Mediterráneo ya en la década de 1950, cuando encontraron depósitos de sal en las costas que insinuaban un antiguo mar particularmente salobre. En la década de 1970, los investigadores a bordo del Glomar Challenger [PDF] perforaron núcleos del fondo marino, lo que les permitió finalmente ver los restos salados de este tumultuoso momento en la historia del mar.

Se encontraron incrustadas en las capas superiores de sal características que se asemejaban a la superficie agrietada de una marisma cuando se dejaba hornear al sol, un indicio de que las aguas no siempre habían estado chapoteando, dice Ryan. Pero exactamente cuanta agua desapareció del Mediterráneo, y por cuánto tiempo, sigue siendo muy debatido.

A lo largo de los años, muchos investigadores han sumergido los dedos de los pies en las desconcertantes aguas y, a medida que aumenta la evidencia, la situación se vuelve más desconcertante. A lo largo de la cuenca se pueden encontrar fósiles de criaturas que apuntan a un Mediterráneo casi lleno de agua justo antes de reconectarse con el Atlántico, dice Wout Krijgsman, geólogo de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos. Quizás antes de que llegara la inundación, la región no era un desierto sino un mar encogido.

Una de las principales preguntas que García-Castellanos y otros han trabajado para responder es, ¿a dónde se fue todo el sedimento? Se estima que se habrían esparcido por la cuenca del Mediterráneo 240 millas cúbicas de sedimento, acumulándose en bolsas donde era bajo el flujo de agua. Pero los sedimentos, depositados mucho antes de que las personas pisaran la región, están enterrados ahora debajo del fondo marino.

Para detectar las antiguas pistas, los investigadores utilizan un método similar a un ultrasonido geológico, enviando desde un barco vibraciones sísmicas al fondo del Mediterráneo y midiendo los ecos. Se descubrió una bolsa de rocas y arena, posiblemente depositada por la inundación, justo al este del límite que divide las cuencas occidental y oriental.

Y, al revisar antiguos datos sísmicos, García-Castellanos y sus colegas piensan que han encontrado otro depósito de sedimentos en forma de una cola rocosa que se extiende detrás de un volcán submarino. Si bien las bolsas de sedimentos son hallazgos intrigantes, no han sido muestreadas, por lo que los científicos no saben exactamente cuándo se formaron, dice Flecker.

Sin embargo, las respuestas pueden estar pronto en el horizonte. Flecker y otros esperan perforar múltiples sitios en todo el Mediterráneo en busca de más pistas sobre estos momentos clave en el pasado geológico de la región.

"La perforación futura podría tener un gran impacto al contarnos lo que realmente sucedió y cómo sucedió", dice Ryan.

Artículo científico: The Zanclean megaflood of the Mediterranean – Searching for independent evidence

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.