Biodiversidad

un tiburón entre pastos marinos

Shark Bay de Australia contiene las praderas de pastos marinos más grandes del mundo, así como algunas de las formas de vida más antiguas de la Tierra

William Dampier no era un pirata típico. Entre saqueos, el curioso marinero inglés tomó notas detalladas sobre la vida silvestre local e incluso recogió plantas, algunas de las cuales aún se conservan en la actualidad, en sus viajes alrededor del mundo. Sus diarios de viaje proporcionaron valiosa información para futuros científicos como Charles Darwin e incluso inspiraron los viajes de Gulliver de Jonathan Swift.

vieira entre pastos marinos

Los pastos marinos desempeñan un importante papel en la eliminación del dióxido de carbono de la atmósfera

La reintroducción de pastos marinos en las bahías costeras de Virginia es una de las grandes historias de éxito en la restauración marina. Durante las últimas dos décadas, científicos y voluntarios han sembrado más de 70 millones de semillas de hierba marina (Zostera marina) en 4 lagunas costeras que antes eran áridas, estimulando una expansión natural que hasta ahora ha crecido a casi 9.000 acres (3.650 hectáreas), el hábitat de pasto marino más grande entre Carolina del Norte y Long Island Sound.

Ahora, un estudio de monitoreo a largo plazo muestra que este éxito se extiende mucho más allá de una sola especie, ampliándose para engendrar sustanciales aumentos en la abundancia de peces e invertebrados, claridad del agua y la captura de carbono y nitrógeno que causan contaminación.

peces de arrecife

Son altamente sensibles a la rapidez con que se alcanza un nivel de pesca objetivo

Aumentar la pesca demasiado rápido puede causar el colapso de los ecosistemas de los arrecifes de coral, encuentra una nueva investigación dirigida por la Universidad de Colorado en Boulder.

El nuevo estudio proporciona la primera evidencia de que estos ecosistemas marinos son altamente sensibles a la rapidez con que se alcanza un nivel de pesca objetivo. Sorprendentemente, este patrón en el ecosistema está impulsado por los comportamientos sociales de los peces individuales de los arrecifes de coral.

extinción masiva del Triásico

Los niveles de oxígeno del océano se redujeron drásticamente durante ese periodo

Un equipo de investigadores del Reino Unido, China e Italia ha encontrado evidencia que sugiere que el agotamiento del oxígeno en los océanos del mundo condujo a la extinción masiva del final del Triásico. En su artículo publicado en la revista Science Advances, el grupo describe su estudio de rocas antiguas encontradas en múltiples lugares del mundo.

Investigaciones anteriores han demostrado que hace aproximadamente 201,3 millones de años se produjo una extinción masiva de especies, poniendo fin al período Triásico y comenzando el Jurásico. Los científicos han discutido el motivo de la extinción y se han decidido por dos posibilidades: actividad volcánica y anoxia oceánica (pérdida de oxígeno disuelto en el agua). En este nuevo trabajo, los investigadores buscaron evidencia de lo último.

megaprovincias del océano

Los científicos han determinado una nueva forma de diferenciar y distribuir los ecosistemas marinos

Determinar las fronteras de las regiones ecológicas del océano es un desafío. En tierra, diferentes ecorregiones como la selva tropical o la tundra pueden clasificarse por las especies de animales y plantas y su abundancia, pero en el océano, la mayoría de las especies son microscópicas y sus movimientos significan que los límites cambian constantemente.

Por lo general, los científicos que estudian la distribución de la vida en el mar utilizan imágenes de satélite para medir los niveles de clorofila de una región, un compuesto químico elaborado mediante la fotosíntesis del fitoplancton, para tener una idea de cuánta vida hay en un área. Pero estas medidas no diferencian entre especies de fitoplancton, algunas de las cuales apoyan combinaciones específicas de vida animal y vegetal.

Lighthouse Reef y Great Blue Hole

Esta maravilla marina frente a Belice es rica en misterio y biodiversidad

Esta fotografía, tomada por un astronauta de la Estación Espacial Internacional mientras estaba en órbita sobre el Mar Caribe, captura una de las ubicaciones oceánicas más atractivas de la Tierra. El Gran Agujero Azul (Great Blue Hole) se encuentra cerca del centro del atolón Lighthouse Reef (Arrecife del Faro), a unos 80 kilómetros (50 millas) de la costa de Belice continental.

La claridad excepcional del agua, característica de los atolones del Caribe, permite que el agujero más profundo (más oscuro) se destaque sobre las aguas menos profundas (más claras) del arrecife.

 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta