Biodiversidad

Namenalala island, Kubalu, fiji

Las reservas marinas no van a salvar los océanos. Ahora no. Tal vez nunca

¿qué se hace con los grandes problemas del cambio climático y los mares acidificados?

Así lo dicen Camilo Mora y Peter F. Sale en un artículo publicado ayer en Marine Ecology (1). Si tienen razón, y si la gente escucha, se van a agitar muchas cosas en el mundo de la conservación.

Reservas naturales, parques, áreas protegidas... como quieras llamarlos... esos pedacitos del planeta que dedicamos a la naturaleza, son considerados por muchos como el santo grial de la conservación. Ellos nos dan una triunfante solución: ayudarnos a nosotros mismos - ayudar al planeta.

Pero, de acuerdo con Mora y Sale, las zonas protegidas, tanto en tierra como en el mar, están fallando en cumplir con todas esas promesas de conservación. A pesar de que estamos protegiendo más el planeta que nunca antes, las especies silvestres se encuentran todavía en descenso. Historias de éxitos locales están siendo ahogadas por una crisis global en la biodiversidad.

hábitat de hidrocorales y esponjas

Un equipo de investigación de Scripps estudia los efectos en cascada sobre los ecosistemas

En ausencia de tiburones el ecosistema es dominado por pequeños peces y algas invasoras

El declive de los grandes depredadores y otros "consumidores cúspide" en la parte superior de la cadena alimentaria ha afectado los ecosistemas en todo el planeta, según una revisión de recientes hallazgos realizada por un equipo internacional de científicos y publicada el 15 de julio en la revista Science.

tiburón gris de arrecife (Carcharhinus amblyrhynchos)
El estudio incidió en la investigación sobre una amplia gama de ecosistemas terrestres y marinos y concluyó que "la pérdida de los consumidores cúspide es sin duda la influencia más penetrante de la humanidad sobre el mundo natural".

De acuerdo con el primer autor James Estes, profesor de ecología y biología evolutiva en la Universidad de California Santa Cruz, los grandes animales estaban una vez omnipresentes en todo el mundo y conformaban la estructura y la dinámica de los ecosistemas. Su decadencia, en gran parte causada por los seres humanos a través de la caza y la fragmentación del hábitat, ha tenido consecuencias de largo alcance y a menudo sorprendentes, incluyendo cambios en la vegetación, la frecuencia de los incendios forestales, enfermedades infecciosas, especies invasoras, la calidad del agua y los ciclos de nutrientes.

biodiversidad en el Mediterráneo

Oceana MedNet superaría el 10% de Áreas Marinas Protegidas exigido por el Convenio de la ONU

La organización Internacional Oceana dió a conocer esta semana "Oceana MedNet", una red completa de Áreas Marinas Protegidas (AMP) para el Mediterráneo que detalla localizaciones específicas. La propuesta recoge 100 lugares distribuidos a lo largo de toda la cuenca que cubrirían una extensión superior a los 200.000 km2. Con esta superficie sumada a las AMP ya existentes, se lograría proteger hasta un 12% del Mediterráneo y se superaría el mínimo establecido por el Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas (CBD).

A pesar de estar considerado como uno de los principales focos de biodiversidad marina del planeta, el Mediterráneo (2.500.000km2) no está muy lejos de la situación global y a fecha de hoy sólo el 4% de su superficie está protegida. Esta protección está concentrada en la franja costera (con excepción del Santuario del mar de Liguria, 87.500km2) y en la orilla norte de la cuenca, dejando una ausencia total de protección para los espacios de alta mar y la orilla sur.

atún rojo del Pacífico

Una década de etiquetado ha trazado caminos predatorios en el norte del Océano Pacífico

Dos grandes zonas del norte del Océano Pacífico, una en la costa oeste de los Estados Unidos y la otra entre Hawai y Alaska, se han revelado como contrapartes marinas de la llanura del Serengeti en el Este de África. Llenos de vida, estos "puntos calientes" oceánicas proporcionan los principales corredores de migración de grandes depredadores marinos que van desde el atún hasta las ballenas.

El descubrimiento proviene de un gran conjunto de datos que sintetiza y compara los patrones de migración estacional de 23 especies de depredadores. Los resultados se publicaron la semana pasada en Nature.

Podarcis pityusensis

Los lagartos de las islas del Mediterráneo pueden llegar a comerse sus propios huevos y a sus semejantes

La vida en una isla parece idílica, pero ¿lo es realmente? Este vídeo de más abajo muestra uno de los aspectos más siniestros de la vida en un ambiente de tamaño muy limitado y duro como es el caso de la isla de Formentera.

un ejemplar de Podarcis pityusensis en Ibiza La vida y la evolución en las islas pueden ser fascinantes. En pequeñas islas la vida puede ser dura e implacable, por lo que sus habitantes deben evolucionar a adaptaciones extraordinarias para sobrevivir.

Las islas en el Mediterráneo son un ejemplo, son generalmente de pequeño tamaño y tienen escasos suministros de agua y alimentos. Para hacer frente a los desafíos de la vida en la isla, los lagartos de las islas del Mediterráneo (Podarcis pityusensis o lagartija de las Pitiusas) han desarrollado la capacidad de tomar el néctar y comer flores y frutos. Esta adaptación no sólo les permite sobrevivir,sino que sus interacciones con las plantas han cambiado para siempre los ecosistemas de las islas. Sin embargo, estos lagartos de islas han desarrollado otra adaptación, más siniestra, que se revela en este magnífico video:

buzos con cámara

Proyecto del MARM para el impulso del buceo sostenible

El buceo debe realizarse bajo la premisa del principio de mínimo impacto ocasionando el menor daño ambiental posible

buzo fotografiaando un arrecife de coral En los últimos años, el buceo recreativo es uno de los deportes que ha experimentado un mayor crecimiento en todo el mundo. Entre las zonas de inmersión más demandadas por los buceadores se encuentran los espacios marinos protegidos, que ejercen un atractivo especial para los practicantes de este deporte, debido a la variedad de ambientes, riqueza de especies y la menor concentración de buceadores.

Consciente del auge que la actividad del buceo ha ido adquiriendo en la reservas marinas durante la última década, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, a través de la Dirección General de Recursos Pesqueros y Acuicultura, junto con el Instituto de Ecología Litoral, desarrollan el proyecto "Monitorización de puntos de buceo en reservas marinas mediterráneas"que bajo la coordinación del biólogo Santiago V. Jiménez Gutiérrez, estudia la influencia de la actividad del buceo sobre el medio ambiente submarino en las reservas marinas de la isla de Tabarca (Alicante), Islas Columbretes (Castellón) y Cabo de Palos-Islas Hormigas (Murcia).

Boletín de subscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo