Científicos se convierten en jardineros submarinos para salvar una preciosa planta marina

pradera marina

Las praderas marinas crean vida, protegen la vida y evitan la erosión costera

Un artículo de Alex Whiting para la revista Horizon de la Comisión Europea

Quien dijo que no hay nada más aburrido que ver crecer la hierba no estaba pensando en la hierba marina. A menudo confundida con algas marinas, rara vez recibe la atención que merece, no hay nada aburrido en la hierba marina. De hecho, es uno de los ecosistemas más productivos del mundo.

La próxima vez que estés nadando y disfrutando del fresco abrazo del mar, mira hacia abajo e intenta detectar las delgadas hojas de hierba marina, una notable planta marina que juega un papel vital en el entorno costero pero que ahora se encuentra amenazada.

Las hierbas marinas, que forman densas praderas submarinas, son vitales para mantener la pesca, absorber carbono y proteger las costas de la erosión, pero su futuro está amenazado por el cambio climático, la contaminación y otros impactos de las actividades humanas, dicen los científicos.

Las plantas crecen en aguas costeras poco profundas en todas las regiones excepto en la Antártida. Actúan como viveros o lugares de alimentación para cientos de especies de criaturas marinas, como el besugo, el pulpo, la sepia y el abadejo de Alaska, una de las especies más pescadas del mundo.

Solo en el Mediterráneo, al menos el 30 % del valor de los desembarques de la pesca comercial proviene de peces que dependen de las praderas marinas para su alimentación y protección cuando son jóvenes. También proporcionan importantes caladeros para la pesca recreativa.

"A pesar de cubrir una proporción muy baja de nuestro fondo oceánico, hacen una significativa contribución a la pesca y las economías locales", dijo Marija Sciberras, profesora asistente de conservación de la pesca en la Universidad Heriot Watt de Escocia.

La Dra. Sciberras estudió en Mallorca praderas de fanerógamas marinas como parte de un proyecto llamado PIONEER. Descubrió que los peces tenían una mayor masa corporal en áreas con mayor densidad de hierbas marinas.

Pero la tasa de crecimiento de los peces juveniles fue mayor en áreas con menor densidad de hierbas marinas. Esto podría deberse a que necesitan crecer rápido porque están más expuestos a los depredadores, dijo.

Estrés en las hierbas marinas

A nivel global las especies de hierbas marinas se enfrentan a un estrés creciente causado por las actividades humanas. Las praderas submarinas a veces se rompen para dar paso a nueva infraestructura portuaria, diques o malecones, aunque las plantas protegen las costas de la erosión de las tormentas.

En las regiones donde las praderas marinas están protegidos por ley, incluida la Unión Europea, deben reforestarse si esto sucede. Pero los intentos de hacerlo a menudo fallan, dijo Francesca Rossi, investigadora principal del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia en la Universidad de Côte d'Azur.

"Tratan de plantar hierbas marinas en áreas donde no estaban antes, lugares que no son su hábitat natural", dijo la Dra. Rossi, coordinadora del proyecto HEALSEA.

Las praderas marinas también pueden ser arrancadas de raíz por barcos que anclan sobre ellas o arrastran equipos de pesca a través de ellas, dejando sedimentos desnudos. Pueden tardar años en recuperarse.

La investigadora de HEALSEA, Laura Soissons, estudió el impacto de otro factor estresante que afecta a las praderas marinas: la contaminación por fertilizantes. Esto puede reducir la cantidad de luz que llega a las hojas de hierbas marinas y retrasar su crecimiento.

La Dra. Soissons descubrió que las praderas marinas a menudo no muestran signos evidentes de estrés hasta que pasan un punto de inflexión después del cual colapsan repentinamente.

Los investigadores quieren encontrar formas de detectar signos de estrés en las plantas antes de que alcancen ese punto de inflexión. Estos podrían usarse para ayudar a proteger las praderas marinas y otras especies, dijo la Dra. Rossi.

El impacto de la disminución de las praderas en las especies de peces, por ejemplo, probablemente sea devastador, dijo. "Si no tenemos un hábitat donde la especie pueda alimentarse, esconderse o reproducirse… esta especie está perdida".

"Las praderas marinas son fundamentalmente importantes para todos los ecosistemas costeros y para los humanos, porque crean vida, protegen la vida y evitan la erosión costera", agregó.

A pesar del papel crucial que desempeñan, los datos sobre la existencia y el declive de las praderas de hierbas marinas son limitados. Sin embargo, está surgiendo una imagen de plantas que luchan por sobrevivir en muchas regiones.

Un estudio en el Mediterráneo encontró que entre el 13% y el 50% de la extensión del área de una especie, Posidonia oceanica, se perdió entre 1842 y 2009. Las restantes praderas pueden haber perdido gran parte de su densidad de brotes y estar más fragmentadas.

A nivel global, las tasas de disminución de las praderas marinas promedian alrededor del 7% al año según otro estudio.

Sumidero de carbono

Cualquier disminución de las praderas marinas podría afectar la capacidad de los océanos para absorber carbono.

Las praderas de hierbas marinas absorben carbono hasta 35 veces más rápido que las selvas tropicales, según WWF. Y aunque solo cubren el 0,2% del suelo marino, absorben cada año el 10% del carbono de los océanos, dice la organización conservacionista.

A diferencia de muchas plantas terrestres, las praderas marinas almacenan en sus raíces la mayor parte del carbono que absorben, por lo que el carbono permanece enterrado incluso después de su muerte.

Las especies que crecen más rápido o tienen estructuras más densas son particularmente buenas para absorber carbono. Por lo tanto, la capacidad del océano para absorber carbono se ve afectada tanto si las praderas de hierbas marinas se reducen de tamaño como si ciertas especies se pierden, dijo Nick Kamenos, lector de Cambio Global en la Universidad de Glasgow en Gran Bretaña.

Cambio climático

Y esa disminución podría empeorar con el cambio climático, que ya está calentando las aguas marinas y aumentando su acidificación.

El Dr. Kamenos coordinó un proyecto llamado SEAMET que estudió el impacto del cambio climático en las praderas de hierbas marinas en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico y el Mar Mediterráneo. También testaron plantas en el laboratorio.

Los investigadores encontraron que las plantas responden de manera diferente a los aumentos de temperatura, según la especie y su ubicación. Pero muchas están en riesgo, especialmente aquellas que ya viven en los límites de su tolerancia al calor, dijo el Dr. Kamenos.

Las praderas en el Ártico también están en alto riesgo, dijo. Se prevé que esta región tenga la tasa más rápida de calentamiento durante el siglo y una rápida acidificación.

Las temperaturas variables son otro riesgo relacionado con el cambio climático. Es poco probable que las plantas que se han acostumbrado a condiciones estables durante milenios toleren las temperaturas que cambian de un año a otro, dijo el Dr. Kamenos.

La combinación de un calentamiento rápido y una mayor variabilidad en las temperaturas "puede llevar al límite a algunos de estos sistemas", dijo.

La acidificación es otra amenaza. Daña plantas y animales con estructuras de carbonato de calcio, incluidas pequeñas plantas marinas llamadas algas coralinas que viven en praderas de hierbas marinas. Estas algas son importantes en la absorción de carbono.

"Todavía no se comprende bien cómo responderán las praderas marinas al cambio climático", dijo el Dr. Kamenos. "Pero la evidencia es que no es fantástico", agregó.

Una forma importante de ayudar a las praderas marinas a hacer frente a sus impactos es protegerlas de otros factores estresantes, como la contaminación y los daños causados por la construcción y los barcos.

La UE se ha fijado objetivos para proteger el 30 % de su superficie marina, restaurar los ecosistemas marinos y frenar la contaminación de sus aguas. A nivel global, más de 70 países están presionando para que la Convención de la ONU sobre la Diversidad Biológica adopte el objetivo de proteger el 30 por ciento de las aguas marinas para 2030.

Mejorar su hábitat dará a las praderas marinas "una cantidad muy pequeña de espacio adicional para respirar hasta que podamos controlar el cambio climático", dijo el Dr. Kamenos.

"Pero eso no es una excusa para ser letárgico sobre la actuación sobre el cambio climático porque allí... tenemos que actuar rápido", agregó.

Este artículo se publicó originalmente en Horizon, la revista de investigación e innovación de la UE. Los artículos de Horizon se pueden volver a publicar de forma gratuita bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International (CC BY 4.0).

Etiquetas: Hierba marinaConservar

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: