Clicky

biodiversidad marina

La mayoría de las capturas se pueden mantener junto con la conservación marina

Conservar la biodiversidad marina, evitar la extinción de especies y mantener la seguridad alimentaria de la pesca de captura silvestre se puede lograr simultáneamente si los signatarios de la Resolución 50 de la UICN adoptan un enfoque global y no regionalizado de la gestión espacial marina, que exige la protección del 30 % del océano para 2030.

En un nuevo artículo investigadores de la Universidad de Auckland y la iniciativa Sea Around Us de la Universidad de Columbia Británica presentan una solución de objetivos múltiples que, de implementarse, podría conducir a la protección del 89% de las Áreas Representativas de Biodiversidad de los océanos y el 89 % de las especies amenazadas o alrededor de 860 especies, todo mientras se mantiene el acceso a los caladeros que proporcionan el 89% de la captura global.

La solución se basa en una priorización espacial del océano, que analizó los puntos críticos de biodiversidad, áreas donde viven casi 1.000 especies amenazadas y zonas de pesca donde se capturan más de 2.000 especies.

"Analizamos tres escenarios posibles que tenían en cuenta los tres objetivos y dos de ellos mostraron que proteger el 30% del océano no conducirá a la inseguridad alimentaria, ya que la mayoría de las capturas se pueden mantener junto con la conservación marina", dijo la Dra. María 'Deng' Palomares, directora del proyecto Sea Around Us y coautora del estudio.

"Nuestra solución multiobjetivo, a la que llamamos 'Escenario 2', utiliza un enfoque global para la gestión de los océanos que da cuenta del acceso a los recursos para las pesquerías en pequeña escala, considerando que desde 2009, más del 90% de las capturas provienen de áreas costeras y de plataforma continental”.

áreas de pesca FAO

Imagen: Cada área principal de pesca de la FAO se dividió en áreas dentro de las ZEE y áreas dentro de alta mar, lo que resultó en 37 regiones administrativas. Crédito: Frontiers in Marine Science (2022). DOI: 10.3389/fmars.2022.826587

En este escenario, algunas áreas en el Caribe y el Golfo de México, Australia, los Mares Rojo, Mediterráneo y Tasmania, y varias islas en el Océano Pacífico occidental serán priorizadas para la protección de la biodiversidad y las especies amenazadas. Sin embargo, al mismo tiempo, algunas secciones del oeste de América del Sur, África occidental, el Atlántico nororiental, el sur y sureste de Asia y el Mar Amarillo permanecerán abiertas a la pesca de bajo impacto, equilibrando así la pérdida de capturas en las otras áreas ecológicamente importantes.

Los análisis también compararon la eficacia de proteger especies amenazadas y la biodiversidad en alta mar frente a las zonas económicas exclusivas de los países. Descubrieron que la mayoría de las especies amenazadas estudiadas, en particular las especies de aves marinas y el icónico atún rojo, se aventuran lejos de la costa y, por lo tanto, justifican la extensión de la protección marina y la gestión pesquera en alta mar.

"Además de albergar especies amenazadas, muchas áreas de alta biodiversidad se encuentran en alta mar, mientras que la pesca allí solo representa el 2,5% de la captura global", dijo Tamlin Jefferson, candidato a doctorado en la Universidad de Auckland y autor principal del estudio. "Esto, combinado con el hecho de que las pesquerías en alta mar tienen baja rentabilidad, respalda nuestro hallazgo de la importancia de cerrar al menos el 22% de la pesca en alta mar".

El estudio también muestra la importancia de incorporar el acceso a los recursos para las comunidades de pequeña escala al diseñar la gestión global de los océanos, de modo que los medios de vida de los pescadores locales se consideren dentro de los escenarios de conservación.

"Nuestros resultados ayudan a informar las discusiones sobre la futura gestión espacial del océano global, al ilustrar posibles soluciones beneficiosas para todos tanto para la conservación como para los beneficios de la pesca", dijo la Dra. Carolyn Lundquist, de la Universidad de Auckland y coautora del estudio.

Los hallazgos se han publicado en Frontiers in Marine Science: Safeguarding seafood security, marine biodiversity and threatened species: Can we have our fish and eat it too?

Etiquetas: ProtecciónOcéanoAfectarPesca
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos