Rescatando una antigua especie de pez al borde de la extinción

Pez blanco del Atlántico
Pez blanco del Atlántico (Coregonus huntsmani)

El llamado pez blanco del Atlántico sólo vive en Canadá en tres lagos dentro de una solo cuenca

En la base de una escalera de caracol y escondidos en una habitación con poca luz, alrededor de cien saludables peces representan la última y mejor esperanza para una antigua especie al borde de la extinción.

Contra un muro de hormigón revestido con tuberías de agua y una ocasional bombilla hay media docena de grandes tanques de fibra de vidrio que contienen el único pez blanco del Atlántico que queda cautivo en la tierra.

Su existencia en el sótano del Steele Ocean Science Building de Dalhousie es el resultado del trabajo discreto pero crítico de un pequeño grupo de investigadores y biólogos comprometidos con salvar una antigua especie acuática que está en peligro de extinción, su único hábitat conocido son tres lagos dentro de una solo cuenca en Nueva Escocia.

"Aquí estamos tratando de rescatar una especie", dice Paul Bentzen, profesor de biología y genetista de Dalhousie en el centro del esfuerzo para salvar el pez blanco del Atlántico (Coregonus huntsmani).

"He trabajado en muchas especies diferentes a lo largo de mi carrera, pero nada tan existencial como este proyecto. Es como encontrarse con una tragedia que se está desarrollando frente a ti y la ves y no puedes ignorarla".

Haciendo retroceder el 'reloj de la extinción'

Lejos de ignorarlo, el Dr. Bentzen y sus colegas en Dalhousie, el Departamento de Pesca y Océanos de Canadá (DFO) y el grupo de conservación Coastal Action, han pasado los últimos cuatro años criando cientos de plateados y elegantes peces en Dal's Aquatron para servir como reproductores, con la esperanza de que eventualmente pudieran ser reproducidos en cautiverio, y su progenie pudiera ser liberada nuevamente en la naturaleza.

Ese trabajo está empezando a dar sus frutos. El equipo ha liberado durante las últimas semanas más de 150 juveniles de pez blanco del Atlántico en la cuenca del Petite Riviere, devolviéndolos a uno de los tres lagos cerca de Bridgewater, N.S., que alguna vez fue el hogar de poblaciones relativamente saludables de la especie.

Es muy temprano, pero hasta ahora los resultados parecen prometedores y los peces parecen estar bien en su nuevo hogar. Jeremy Broome, un biólogo de ciencias acuáticas del DFO, lidera esa parte del proyecto para el departamento federal y él y su equipo han supervisado recientemente varias liberaciones de este tipo. Cada liberación es un proceso de varios pasos que requiere paciencia y precisión cuando se trata de tratar de llevar al pez a un entorno más natural.

"Creemos que estamos haciendo retroceder el reloj de la extinción con lo que estamos haciendo", dijo.

"Es un gran experimento y tenemos que ver cómo se desarrolla esto con el tiempo, pero estos han sido grandes logros y en lo que hemos estado trabajando durante cuatro o cinco años. Finalmente hemos llegado a este punto en el que tenemos descendencia para trabajar".

"Estamos sentando las bases para dar la vuelta a esto".

tanque de cría de Coregonus huntsmani

Una 'trampa mortal' para el pez blanco

El viaje a este momento comenzó en 2018 cuando el Dr. Bentzen asistía a un anuncio del gobierno en el Steele Ocean Science Building y recibió un correo electrónico de un periodista local de la CBC. El reportero había oído que alrededor de dos docenas de juveniles de pez blanco del Atlántico que se criaban en una instalación federal de pesca iban a ser devueltos a los lagos Petite Riviere, donde se habían originado.

El lago en la cuenca de Bridgewater también está invadido por el lucio, uno de los dos principales depredadores que pueden engullir pez blanco entero y ha sido una de las muchas razones de su número peligrosamente bajo. Los lucios, que no son nativos de Nueva Escocia, probablemente se introdujeron ilegalmente en las vías fluviales cerca de Digby en la década de 1940 y se extendieron desde allí, volviéndose tan hábiles para comerse a sus presas que el Dr. Bentzen se refiere a ellos como barracudas de agua dulce.

"Es una trampa mortal para el pez blanco", dijo el Dr. Bentzen sobre el lago. Entonces, llamé a la DFO y le dije: "¿Qué pasa si Dal se los lleva?". ¡No había hablado con nadie en este momento! Pero efectivamente, la respuesta oficial llegó y fue sí. Entonces, se convirtió en una sociedad entre Dal y la DFO".

El 23 de diciembre de 2018, el Aquatron recibió 25 juveniles de peces blancos del Atlántico que en ese momento medían unos 15 centímetros de largo y enfrentaban un incierto futuro. Hoy, nadando en sentido contrario a las agujas del reloj en uno de los grandes tanques del sótano, algunos miden 52 centímetros y pesan aproximadamente 1 kilogramo.

"Fue un trabajo nervioso en ese momento", dice el gerente de Aquatron, John Batt, quien ha dirigido un equipo de técnicos dedicados que atienden a estos peces desde su llegada. "Sientes mucha presión. Probablemente haya en la naturaleza menos de 300 peces blancos adultos y, si se los deja solos, estos peces se extinguirán".

liberación de Coregonus huntsmani

Imagen: Andrew Breen, técnico del Departamento de Pesca y Océanos, se prepara para liberar pez blanco del Atlántico en un lago de Nueva Escocia. (Imagen DFO)

Cómo rejuvenecer una especie

Evitar esa perspectiva ha implicado mucho trabajo en Dal, incluido el desarrollo de adecuadas fuentes de alimentos, garantizar que sus tanques estén estériles y libres de factores estresantes, y manipular con cuidado los huevos de peces que se generan en el lugar.

El personal recolecta los huevos de los peces en los tanques del sótano y los coloca en docenas de acuarios que recubren las paredes de un laboratorio húmedo un piso más arriba. Cada tanque tiene capacidad para 1.000 huevos, que parecen bolas transparentes y translúcidas con negros y brillantes ojos. Permanecen allí durante varias semanas antes de eclosionar y luego se trasladan al sótano para crecer, deleitándose con una dieta de alimentos comerciales para peces, así como con alimentos vivos que se aproximan a su dieta natural.

En enero pasado, los reproductores produjeron 21.000 huevos, de los cuales unos 10.000 quedaron viables, un éxito en lo que respecta a la crianza. Se espera que este año liberen de 1.000 a 1.500 de esos peces juveniles en la cuenca.

Broome dice que los peces tienen que estar aclimatados al ambiente en el lago Milipsigate. Lo hacen agregando gradualmente agua del lago a los tanques junto a los arroyos llenos de agua del Aquatron. Una vez que los peces se han aclimatado con éxito a la fuente de agua local, se trasladan a un recinto de red de liberación en el lago, donde se mantienen para aclimatación adicional y monitoreo antes de ser liberados para nadar libremente.

"Los peces están sobreviviendo a la aclimatación. Los estamos alimentando tres veces al día y han crecido bastante", dice. "Estoy tratando de mantenerme cauteloso, pero estoy muy optimista y emocionado por cómo van las cosas hasta ahora".

El Dr. Bentzen comparte ese optimismo por una especie que ha logrado sobrevivir a pesar de haber estado clasificada durante décadas como en peligro de extinción. La única otra población conocida de pez blanco, en la cuenca del río Tusket cerca de Yarmouth, probablemente fue eliminada hace décadas por una combinación de represas, acidificación y degradación del hábitat.

El pez blanco del Atlántico solo recibió su actual clasificación científica y se distinguió de las 70 especies extrañas de peces blanco en 1987. Se cree que se separó de sus parientes vivos más cercanos hace mucho tiempo, hace unos 14 millones de años según una estimación científica.

"Me enorgullece enormemente tener un ejemplo tan palpable de la investigación de Dalhousie trabajando para hacer del mundo un lugar mejor", dice Alice Aiken, vicepresidenta de investigación e innovación de Dalhousie. "Nuestra investigación está entrelazada con un impacto positivo en muchas áreas, y este es un brillante ejemplo de cómo nuestros académicos e infraestructura están marcando una diferencia real en el mundo natural".

Aquellos que trabajan para salvar a la especie esperan poder expandir su área de distribución y poblar con peces otras vías fluviales de Nueva Escocia, aumentando las posibilidades de su supervivencia a largo plazo. Planean colocar un tráiler móvil, diseñado por Batt y un estudiante de Dal, en la orilla del lago donde puedan criarse y luego liberarse. El proyecto fue financiado por la Asociación de Salmón de Nueva Escocia a través del Fondo de Naturaleza de Canadá para Especies Acuáticas en Riesgo.

La DFO y su socio Coastal Action también han llevado a cabo pesca eléctrica anual en bote desde 2018 en cada uno de los tres lagos Petite para reducir las poblaciones de depredadores invasivos, lucio de cadena y lobina de boca chica.

Una boya para la biodiversidad

Es solo una iniciativa más para ayudar a una especie poco conocida que el equipo cree que debería ocupar un lugar más destacado en el panorama cultural canadiense, como el chorlito silbador o el salmón del Atlántico.

"El pez blanco del Atlántico merece un programa seguro y estable para salvarlo", dice el Dr. Bentzen.

"Esta es una especie antigua y no está estrechamente relacionada con ninguna otra especie viva, por lo que desde una perspectiva de legado científico y cultural esto es muy, muy importante. Deben ser tratados como un tesoro nacional".

La capacidad de conservarlo también tiene implicaciones más amplias, dice Batt.

"La biodiversidad es la boleta de calificaciones de la humanidad y cuanto más biodiversa sea, mejor. Cada vez que desaparece una de estas especies, es una marca en contra del trabajo que estamos haciendo".

Etiquetas: PezExtinciónRecuperar

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: