Finaliza sin acuerdo la conferencia de la ONU sobre biodiversidad en alta mar

La alta mar comienza en la frontera de la zona económica exclusiva (ZEE) de una nación

Los estados miembros de la ONU terminaron el viernes dos semanas de negociaciones sin un tratado para proteger la biodiversidad en alta mar, un acuerdo que habría abordado los crecientes desafíos ambientales y económicos.

Después de 15 años, incluidas cuatro sesiones formales anteriores, los negociadores aún tienen que llegar a un texto legalmente vinculante para abordar la multitud de problemas que enfrentan las aguas internacionales, una zona que abarca casi la mitad del planeta.

"Aunque hicimos un progreso excelente, todavía necesitamos un poco más de tiempo para avanzar hacia la línea de meta", dijo la presidenta de la conferencia, Rena Lee.

Corresponderá ahora a la Asamblea General de la ONU reanudar la quinta sesión en una fecha aún por determinar.

Muchos esperaban que la sesión, que comenzó el 15 de agosto en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, fuera la última y arrojara un texto final sobre "la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad marina más allá de la jurisdicción nacional", o BBNJ para abreviar.

"Aunque es decepcionante que el tratado no se finalice durante las últimas dos semanas de negociaciones, seguimos alentados por el progreso que se logró", dijo Liz Karan, de la ONG Pew Charitable Trusts, y pidió una nueva sesión para fines del año.

Uno de los temas más delicados del texto giraba en torno al reparto de posibles beneficios del desarrollo de recursos genéticos en aguas internacionales, donde empresas farmacéuticas, químicas y cosméticas esperan encontrar fármacos, productos o curas milagrosas.

Una investigación tan costosa en el mar es en gran medida prerrogativa de las naciones ricas, pero los países en desarrollo no quieren quedarse fuera de las posibles e inesperadas ganancias derivadas de los recursos marinos que no pertenecen a nadie.

barco arrastrero

'Oportunidad perdida'

Problemas similares de equidad surgen en otras negociaciones internacionales, como la del cambio climático, en la que las naciones en desarrollo que sienten un daño enorme por el calentamiento global han tratado en vano de lograr que los países más ricos ayuden a pagar para compensar esos impactos.

La alta mar comienza en la frontera de la zona económica exclusiva (ZEE) de una nación, que según el derecho internacional se extiende a no más de 200 millas náuticas (370 kilómetros) de su costa, y no está bajo la jurisdicción de ningún estado.

El sesenta por ciento de los océanos del mundo entran en esta categoría.

alta mar y ZEEs

Y si bien los ecosistemas marinos saludables son cruciales para el futuro de la humanidad, particularmente para limitar el calentamiento global, solo están protegidas el uno por ciento de las aguas internacionales.

Uno de los pilares clave de un eventual tratado BBNJ es permitir la creación de áreas marinas protegidas, que muchas naciones esperan que cubran el 30 por ciento de los océanos de la Tierra para 2030.

"Sin establecer protecciones en esta vasta área, no podremos cumplir con nuestra ambiciosa y necesaria meta de 30 por 30", dijo la funcionaria del Departamento de Estado de EE. UU. Maxine Burkett en una conferencia de prensa anterior.

Pero las delegaciones todavía no están de acuerdo sobre el proceso para crear estas áreas protegidas, así como sobre cómo se implementarán las evaluaciones de impacto ambiental requeridas antes de que comience la nueva actividad en alta mar.

"Qué oportunidad perdida...", dijo Klaudija Cremers, investigadora del grupo de expertos IDDRI, que, como muchas otras ONG, tiene en las negociaciones un asiento con estatus de observador.

El delegado de Samoa, dirigiéndose a la conferencia en nombre de las naciones insulares en desarrollo más pequeñas del Pacífico, dijo que estaban "decepcionadas". "Vivimos muy lejos y no es barato viajar hasta aquí. Este dinero no se gastó en carreteras, en medicina, en escuelas", agregó. “El Pacífico vino aquí de buena fe y seguirá haciéndolo hasta que concluyamos esta conferencia en un futuro muy cercano”, dijo al borde de las lágrimas, entre aplausos de la sala.

cartel de Greenpeace sobre la alta mar

Imagen: Activistas de Greenpeace USA proyectan mensajes pidiendo la protección de los océanos en las Naciones Unidas en Nueva York. El texto dice: 'Los océanos son vida'

Laura Meller, de la campaña Proteger los Océanos de Greenpeace, dijo: "Se acabó el tiempo. Más retraso significa destrucción de los océanos. Estamos tristes y decepcionados. Mientras los países sigan hablando, sufrirán los océanos y todos aquellos que dependen de ellos".

Etiquetas: TratadoAlta marONU

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: