¿Alguna vez has oído hablar de los bosques oceánicos?

bosque oceánico

Son más grandes que el Amazonas y más productivos de lo que pensábamos

Amazonas, Borneo, Congo, Daintree. Conocemos los nombres de muchas de las selvas tropicales más grandes o famosas del mundo. Y muchos de nosotros conocemos la extensión de bosques más grande del mundo, los bosques boreales que se extienden desde Rusia hasta Canadá.

Pero, ¿Cuántos de nosotros podríamos nombrar un bosque submarino? Escondidos bajo el agua hay enormes bosques de kelpos y algas marinas, que se extienden mucho más de lo que pensábamos anteriormente. Pocos son incluso nombrados. Pero sus exuberantes copas son el hogar de un gran número de especies marinas.

Frente a la costa del sur de África se encuentra el Gran Bosque Marino Africano, mientras que Australia cuenta con el Gran Arrecife del Sur alrededor de su extremo sur. En todo el mundo hay muchos más vastos bosques submarinos pero sin nombre.

Una nueva investigación ha descubierto cuán extensos y productivos son. Los científicos descubrieron que los bosques oceánicos del mundo cubren un área del doble del tamaño de la India.

Estos bosques de algas se enfrentan a las amenazas de las olas de calor marinas y el cambio climático. Pero también pueden tener parte de la respuesta, con su capacidad para crecer rápidamente y secuestrar carbono.

productividad de los bosques oceánicos

Imagen: Solo algunos de los bosques más productivos del mundo, como el Gran Bosque Marino Africano (GASF) y el Gran Arrecife del Sur (GSR), han sido reconocidos y nombrados.

¿Qué son los bosques oceánicos?

Los bosques submarinos están formados por algas marinas, que son tipos de algas. Al igual que otras plantas, las algas crecen capturando la energía solar y el dióxido de carbono a través de la fotosíntesis. Las especies más grandes crecen decenas de metros de altura, formando copas de los bosques que se balancean en una interminable danza a medida que avanzan las olas. Nadar a través de uno es ver luces y sombras moteadas y una sensación de movimiento constante.

Al igual que los árboles en tierra, estas algas marinas ofrecen hábitat, alimento y refugio a una amplia variedad de organismos marinos. Las grandes especies, como el bambú de mar y las algas marinas gigantes, tienen estructuras llenas de gas que funcionan como pequeños globos y les ayudan a crear grandes pabellones flotantes. Otras especies dependen de fuertes tallos para mantenerse erguidas y sostener sus hojas fotosintéticas. Otras nuevamente, como las algas doradas en el Gran Arrecife del Sur de Australia, cubren el lecho marino.

¿Qué tan extensos son estos bosques y qué tan rápido crecen?

Se sabe desde hace mucho tiempo que las algas marinas se encuentran entre las plantas de más rápido crecimiento del planeta. Pero hasta la fecha, ha sido muy difícil estimar qué tan grande es el área que cubren sus bosques.

En tierra, ahora se puede medir fácilmente los bosques por satélite. Bajo el agua, es mucho más complicado. La mayoría de los satélites no pueden tomar medidas en las profundidades donde se encuentran los bosques submarinos.

Para superar este desafío, confiamos en millones de registros submarinos de literatura científica, repositorios en línea, herbarios locales e iniciativas de ciencia ciudadana.

bosque oceánico

Imagen: Los bosques oceánicos sustentan la biodiversidad en todo el mundo. Ricardo Shucksmith.

Con esta información, los investigadores modelaron la distribución global de los bosques oceánicos y descubrieron que cubren entre 6 millones y 7,2 millones de kilómetros cuadrados. Eso es más grande que el Amazonas.

A continuación, evaluaron qué tan productivos son estos bosques oceánicos, es decir, cuánto crecen. Una vez más, no hubo registros globales unificados. Tuvieron que leer cientos de estudios experimentales individuales de todo el mundo donde los buzos habían medido las tasas de crecimiento de las algas marinas.

Descubrieron que los bosques oceánicos son incluso más productivos que muchos cultivos intensamente cultivados, como el trigo, el arroz y el maíz. La productividad fue más alta en las regiones templadas, que generalmente se bañan en agua fría y rica en nutrientes. Cada año, en promedio, los bosques oceánicos en estas regiones producen de 2 a 11 veces más biomasa por área que esos cultivos.

biomasa de los bosques oceánicos

Imagen: Producción de biomasa de diferentes cultivos y bosques oceánicos (en gramos de carbono por metro cuadrado por año). Crédito: Datos derivados de Pessarrodona et al. 2022 y la Organización para la Agricultura y la Alimentación

¿Qué significan los nuevos hallazgos para los desafíos que enfrentamos?

Estos hallazgos son alentadores. Podríamos aprovechar esta inmensa productividad para ayudar a alcanzar la futura seguridad alimentaria del mundo. Las granjas de algas marinas pueden complementar la producción de alimentos en la tierra e impulsar el desarrollo sostenible.

Estas rápidas tasas de crecimiento también significan que las algas tienen hambre de dióxido de carbono. A medida que crecen, extraen grandes cantidades de carbono del agua de mar y de la atmósfera. A nivel global, los bosques oceánicos pueden absorber tanto carbono como el Amazonas.

Esto sugiere que podrían desempeñar un papel en la mitigación del cambio climático. Sin embargo, no todo ese carbono puede terminar secuestrado, ya que esto requiere que el carbono de las algas marinas quede bloqueado fuera de la atmósfera durante períodos de tiempo relativamente largos. Las primeras estimaciones sugieren que una considerable proporción de algas marinas podría quedar secuestrada en los sedimentos o en las profundidades del mar. Pero la cantidad exacta de carbono de las algas marinas que termina secuestrado de forma natural es un área de intensa investigación.

Tiempos difíciles para los bosques oceánicos

bosque oceánicoImagen derecha: Los bosques oceánicos absorben grandes cantidades de dióxido de carbono, y parte de él puede quedar secuestrado durante largos períodos de tiempo. Crédito: Helen Walne

Casi todo el calor extra atrapado por las 2.400 gigatoneladas de gases de efecto invernadero que hemos emitido hasta ahora ha ido a parar a nuestros océanos.

Esto significa que los bosques oceánicos se enfrentan a condiciones muy difíciles. Grandes extensiones de bosques oceánicos han desaparecido recientemente frente a Australia Occidental, el este de Canadá y California, lo que ha provocado la pérdida de hábitat y potencial de secuestro de carbono.

Por el contrario, a medida que se derrita el hielo marino y se caliente la temperatura del agua, se espera que algunas regiones del Ártico experimenten una expansión de sus bosques oceánicos.

Estos bosques pasados por alto juegan un papel crucial, en gran parte invisible, frente a nuestras costas. La mayoría de los bosques submarinos del mundo no son reconocidos, explorados ni cartografiados.

Sin esfuerzos sustanciales para mejorar nuestro conocimiento, no será posible garantizar su protección y conservación, y mucho menos aprovechar todo el potencial de las muchas oportunidades que brindan.

Referencias:

Global estimates of the extent and production of macroalgal forests
Global seaweed productivity

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: