updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Profundas fumarolas volcánicas 'muertas' están llenas de vida diminuta

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

microbios en la roca de una fumarola volcánica submarina

Encuentran microbios anaeróbicos y aeróbicos viviendo juntos a muy poca distancia

Las muestras de los respiraderos de la Dorsal del Pacífico Oriental revelaron un extraño mundo de armonía biológica

Respiraderos volcánicos del fondo marino que rugen con el calor infernal del interior de la Tierra no quedan calientes para siempre. Con el tiempo, a lo largo de cientos o miles de años, se apagan y se enfrían.

Sin embargo, una nueva investigación muestra que la acción de estos oasis de vida en el fondo marino no se detiene cuando el calor se apaga. La vida continúa en la fría oscuridad, pero a una escala diminuta.

Resulta que hay grandes poblaciones de bacterias que viven en los antiguos respiraderos y estos microbios son muy diferentes de los que se desarrollan cuando las rejillas de ventilación están muy calientes, de acuerdo con un estudio publicado esta semana en la revista mBio.

Los científicos encontraron evidencia de que hasta 2.000 diferentes tipos de microbios vivían en una pequeña sección de una salida de una antigua fumarola, cerca de la Dorsal del Pacífico Oriental, una enorme cicatriz en el fondo marino en el sur del Océano Pacífico, donde se separan dos placas tectónicas. Para comparar, se han encontrado viviendo hasta 8.000 variedades de microbios en los respiraderos activos, calientes, y hasta 10.000 en aguas del mar profundo.

A pesar de encontrar los microbios los científicos no se sobresaltaron por ello - se han encontrado bacterias que viven en otros tipos de rocas del fondo marino frío -, lo que fue una sorpresa es la revelación de quién exactamente se movió a las rejillas de ventilación una vez se enfriaron, según los autores del estudio.

fumarola volcánica apagada de 9 metros de altura"Ver el cambio en la población microbiana  - viendo la que realmente se fue y la que vino, es bastante esclarecedor para mí", dijo la coautora del estudio y geomicrobióloga Katrina Edwards, profesora de la Universidad del Sur de California.

¿Quién está ahí?

Las muestras de los respiraderos de la Dorsal del Pacífico Oriental revelaron un extraño mundo de armonía biológica. Microorganismos que emplean mecanismos fisiológicos totalmente diferentes para sobrevivir estaban viviendo casi uno al lado del otro.

En otras muestras de roca del fondo marino, las comunidades de microbios suelen cambiar poco a poco, cambiando de una manera que trae a la mente un viaje por carretera a través de todo un país, mientras que aquí, es como si hubiera barrios diferentes y pueden cambiar muy drásticamente", dijo Jason Sylvan, investigador post-doctorado y autor principal del artículo.

Los barrios cerrados de los organismos anaerobios (que no necesitan oxígeno para sobrevivir) estaban estacionados junto a comunidades cerradas de organismos aeróbicos, que requieren oxígeno.

"Encontrar cosas que son totalmente anaeróbicos y aeróbicos unos junto a los otros fue sorprendente", dijo Sylvan.

¿Una composición de vivienda similar a un golden retriever y una trucha que viven en el pasillo?

"Probablemente es más drástica que eso, pero esa es la idea correcta", dijo Sylvan.

Grandes efectos

En general, dijo Edwards, la investigación pone de relieve lo poco que sabemos sobre la abundancia de la vida en el fondo del mar, lo cual tiene implicaciones para la comprensión de procesos planetarios a gran escala.

Ambos científicos subrayaron que la profundidad del océano parece jugar cada vez más un papel muy importante en la forma en que el dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático, es procesado por los sistemas de interacción del planeta, la atmósfera, la tierra y el océano.

"Hay allí toda clase de organismos haciendo biomasa, y eso cuenta en todo nuestro ciclo de carbono", dijo Edwards. "El fondo del mar es bastante extenso por lo que es una oportunidad para que estos organismos produzcan un efecto".

microbios en una roca volcánica submarina

La investigación llega después de las llamativas noticias de los respiraderos de aguas profundas en todo el mundo.

Recientemente, los científicos anunciaron el descubrimiento de enjambres de fantasmales cangrejos yeti blancos en fumarolas volcánicas cerca de la Antártida, y extraños camarones con característicos ojos en la espalda que se desarrollan en el más profundo de los respiraderos que se haya descubierto en la Tierra.

Sylvan dijo que los respiraderos volcánicos fríos también merecen atención.

"Cuando miramos los respiraderos hidrotermales pensamos que son cosas realmente emocionantes, aunque calientes, las negras fumarolas volcánicas albergan grandes animales", dijo, "pero también hay cosas emocionantes que no necesariamente son visibles a simple vista".

Artículo científico: Life and Death of Deep-Sea Vents: Bacterial Diversity and Ecosystem Succession on Inactive Hydrothermal Sulfides

Crédito imágenes: WHOI, Katrina Edwards