updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Descubren en la Gran Barrera corales nunca vistos a tanta profundidad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
ROV del Catlin Seaview Survey

El coral Acropora, encontrado con un ROV, sobrevive a 125 metros bajo el nivel del mar

Incluso a cuatro veces más profundidad que la mayoría de los buzos pueden sumergirse, florece la Gran Barrera de Coral. Una nueva exploración con un sumergible operado remotamente ha encontrado el filón coralino más profundo hasta ahora.

El coral común Acropora vive a 410 pies (125 metros) por debajo de la superficie del océano, un descubrimiento que Pim Bongaerts, líder de la expedición de la Universidad de Queensland, ha definido como "alucinante". El grupo había visto anteriormente corales vivos en el arrecife a una profundidad de aproximadamente 200 pies (60 m).

Los arrecifes de coral son colonias de pólipos que secretan un exoesqueleto como una roca. Los pólipos tienen una relación simbiótica con las algas que les proporcionan los nutrientes que utilizan para la fotosíntesis. Debido a que este proceso requiere de la luz, los arrecifes de coral crecen en aguas claras relativamente poco profundas.

"El descubrimiento muestra que existen comunidades de coral en la Gran Barrera de Coral a profundidades mucho mayores de lo que jamás hubiera imaginado", dijo Bongaerts en un comunicado.

corales de aguas profundas en la Gran Barrera     corales de aguas profundas en la Gran Barrera     corales de aguas profundas en la Gran Barrera

Colonias de coral

La distancia de 410 pies sorprende en la gran barrera de coral, donde los buceadores encuentran las magníficas floraciones de coral a profundidades de hasta 100 pies. Pero los corales se sabe que viven profundamente en otra parte. En el Golfo de México, los investigadores han encontrado que el coral Lophelia pertusa prospera a 2.620 pies (799 m) de profundidad. El Lophelia no necesita luz solar para sobrevivir. En Puerto Rico, corales dependientes de la luz sobreviven más abajo de 500 pies (150 m).

Bongaerts y sus colegas recibieron financiación de la aseguradora Catlin Group Limited para explorar la Gran Barrera de Coral, como parte de un esfuerzo para entender cómo el cambio climático está alterando los océanos.

En el borde exterior de Ribbon Reefs, frente a la Gran Barrera de Coral norte, los investigadores encontraron un mar inusualmente tranquilo y fueron capaces de desplegar un vehículo operado remotamente, o ROV, por el borde de la plataforma continental de Australia, donde el fondo del océano se desploma cientos de pies. Fue una inmersión dura, dijo el miembro de la expedición Paul Muir, un taxónomo del Museo Tropical de Queensland.

"Con más de 250 metros de cable para proporcionar energía y comunicaciones con el ROV, fue una verdadera lucha intentar recoger una muestra de uno de estos corales", dijo Muir.

El arrecife profundo

ROV del Catlin Seaview Survey     muestra de coral de aguas profundas Acropora     equipo celebra recogida de muestra de coral de aguas profundas Acropora

El equipo perseveró y trajo una preciosa muestra de coral a la superficie. El espécimen era Acropora, un tipo de coral que constituye la mayor parte de la mayoría de los arrecifes del mundo. Por lo general, tales corales viven en la Gran Barrera de Coral en profundidades superiores a 330 pies (100 m), que a partir de ahí son sustituidos por esponjas y gorgonias no dependientes de la luz.

"Estos descubrimientos demuestran lo poco que sabemos realmente sobre el arrecife, y cuánto más aún no se ha descubierto", dijo Bongaerts. "Esto plantea muchas preguntas para nosotros, pero ahora tenemos muestras, vamos a ser capaces de analizar más de cerca y podemos esperar que nuestros hallazgos revelen una comprensión mucho mayor de lo que está pasando para que los arrecifes de coral sobrevivan en tales profundidades extremas".

coral de superficie dañado por tormentas

La Gran Barrera de Coral ha estado en declive, y la mitad de ella ha desaparecido en los últimos 27 años, según un estudio publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias en octubre pasado. El cambio climático está aumentando la temperatura de los océanos, causando algunos daños (arriba arrecife dañado por una tormenta). Otro enemigo del arrecife es la estrella de mar corona de espinas, que come el coral. Las poblaciones de estrellas de mar se han disparado debido a la escorrentía de nutrientes de los fertilizantes agrícolas.

Crédito imágenes: Catlin Seaview Survey