updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Calentamiento, acidificación y contaminación: las principales amenazas al océano

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Día Mundial de los Océanos 2013

Es fácil olvidar el papel fundamental que desempeñan los océanos en la vida humana

Las plantas del océano producen alrededor del 50% del oxígeno del planeta. El agua del mar absorbe una cuarta parte del dióxido de carbono que emitimos a la atmósfera. Las corrientes oceánicas distribuyen el calor por todo el mundo, regulando los patrones climáticos y el clima. Y, para aquellos que disfrutan de las simples recompensas de la vida, un extracto de algas mantiene tu mantequilla y helados en la consistencia adecuada!

Sin embargo, aquellos que no pueden ver el mar desde su ventana todavía sienten una desconexión. Porque el mar se ve muy lejos, es fácil olvidar el papel fundamental que desempeñan los océanos en la vida humana y pensamos que los problemas relacionados con el mar sólo afectan a las personas que pescan o que viven directamente de él. Pero esto no es cierto: el mar es mucho más importante que eso.

Cada año los científicos aprenden más acerca de las principales amenazas a los océanos y lo que podemos hacer para contrarrestarlas. Así que esta mañada del Día Mundial de los Océanos aquí hay una lista de lo que hemos aprendido sólo en los últimos 12 meses.

explosión plataforma petrolera DeepWater Horizon

Cómo se calienta

Este año recibimos la noticia de que la aparente "reducción de la velocidad" en el calentamiento global podría ser simplemente porque el océano asume la carga al absorber más calor que de costumbre. Pero esto no es motivo para celebrarlo: el exceso de calor puede estar oculto, pero no debe estar fuera de la mente. Las temperaturas superficiales del mar han aumentado progresivamente desde principios del siglo XX, y las últimas tres décadas han sido más cálidas de lo que se ha observado antes. De hecho, las aguas frente a la costa este de EE.UU. fueron más calientes en 2012 que en los últimos 150 años. Este aumento ya está afectando la vida silvestre. Por ejemplo, los peces están cambiando sus áreas de distribución a nivel mundial y permaneciendo en el agua más fría que prefieren, alterando los ecosistemas y las capturas pesqueras.

blanqueamiento de coral en las Bahamas

Los arrecifes de coral son altamente susceptibles al calentamiento: el agua caliente (y otros cambios ambientales) ahuyentan las algas simbióticas que viven dentro de los animales de coral y les proporcionan alimentos. Este proceso, llamado blanqueamiento, puede matar a los corales haciéndolas morir de hambre, o haciendo más probable que se vean afectados por enfermedades. Un estudio de este año encontró que incluso si reducimos nuestras emisiones y frenamos el calentamiento del planeta más allá de 2°C, la cantidad considerada como segura para la mayoría de los ecosistemas, en 2030 alrededor de 70% de los corales se degradarán y morirán.

Aunque los arrecifes de coral pueden ser muy resistentes y pueden sobrevivir a perturbaciones inimaginables, tenemos que empezar a movernos en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y la creación de áreas protegidas en las que se reducen otros factores de estrés como los contaminantes ambientales.

tiburón muerto por ingerir plástico

Más que un golpe de ácido

El océano no sólo absorbe el calor de la atmósfera, sino que también absorbe directamente el dióxido de carbono, que se descompone en ácido carbónico y hace el agua de mar más ácida. Desde la época preindustrial, el océano se ha convertido en un 30% más ácido y los científicos están empezando a desentrañar cómo responden los diversos ecosistemas y los organismos a la acidificación.

Y realmente hay variación: algunos organismos (los "ganadores") pueden no ser dañados del todo por la acidificación. Las larvas de erizo de mar, por ejemplo, se desarrollan muy bien a pesar de tener esqueletos de carbonato de calcio que son susceptibles a la disolución. Las esponjas que prosperan sobre conchas y corales muestran una capacidad más rápida de taladrar en agua de mar ácidas, pero en detrimento de los organismos a los que están depredando.

Sin embargo, habrá un montón de perdedores. Este año se produjo la primera evidencia física de la acidificación en la naturaleza: las conchas de unos caracoles llamados pterópodos mostraron en la Antártida signos de disolución. Los investigadores encontraron previamente que las larvas de ostra fracasan en condiciones ácidas, lo que podría explicar los recientes colapsos en los criaderos de ostras y las ostras más pequeñas. La acidificación también puede dañar a otras pesquerías.

pez luna atrapado en una red atunera

Plástico, plástico, en todas partes

Los estadounidenses produjeron 31 millones de toneladas de basura plástica en 2010 y sólo fue reciclado el ocho por ciento. ¿A dónde va el plástico restante? Muchos de ellos terminan en el océano.

Desde el pasado Día Mundial de los Océanos, la basura ha llegado a la pesca de profundidad y a tanta distancia como al Océano Austral, dos de las zonas más vírgenes de la Tierra. La mayor parte de la basura plástica en el mar tiene unos pocos centímetros o menos y puede ser fácilmente consumida por los animales, con consecuencias perjudiciales. Algunos animales son afectados en dos frentes: el plástico, ya de por si peligroso, se degrada en el estómago filtrando los productos químicos tóxicos en sus sistemas. Los polluelos de albatros Laysan son alimentados por sus padres con los trozos de plástico en lugar de la típica dieta y un tercio de los peces en el Canal Inglés han ingerido plástico.

peces en la bodega de un barco chino

¿Dónde han ido todos los peces?

Un problema perenne para el océano, la sobrepesca, ha empeorado con la llegada de artes más avanzadas. A pesar de que las flotas pesqueras van más lejos y más profundo, los beneficios por la pesca no van a la par con el aumento del esfuerzo.

Nuestros cerebros no pueden seguir el ritmo: incluso mientras que cogemos menos peces, que se aclimatan a la nueva normalidad ajustándose a los cambios de temperatura, nos olvidamos de la bendición que teníamos, a pesar de que nuestros recuerdos son los suficientes como para darnos cuenta de que están en declive la mayoría de las pesquerías del mundo (especialmente las más pequeñas y que no están reguladas).

Afortunadamente, los responsables de la gestión de la actividad pesquera son conscientes de lo que está en juego. Los nuevos conocimientos sobre las poblaciones de peces y su papel en los ecosistemas pueden llevarlos a la recuperación. Un informe de marzo 2013 muestra que dos tercios de las especies de peces de Estados Unidos, que están estrechamente gestionadas por sus descensos anteriores, se consideran ahora reconstruidas, o en camino de hacerlo.

Crédito imágenes: Wolcott Henry | U.S. Coast Guard | NOAA/NMFS | Alessio Viora | Alex Hofford | Aaron O'Dea | Desde Marine Photobank