updated 10:11 PM CET, Dec 4, 2016

Los ecosistemas polares son muy vulnerables a la luz solar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
deshielo Antártida

Una tercera parte de la vida polar marina está amenazada por el cambio climático

Ligeros cambios en el calendario de la pérdida anual de hielo marino en las regiones polares podrían tener graves consecuencias para los ecosistemas polares, ya que permiten que llegue mucha más luz del Sol al fondo del mar.

La investigación realizada por científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) y la División Antártica Australiana predice que la biodiversidad en algunas zonas de los fondos marinos polares podría reducirse hasta en una tercera parte con los polos más calientes en cuestión de décadas.

El Dr. Graeme Clark, de la School of Biological, Earth and Environmental Sciences de la UNSW, dice que la investigación del equipo muestra que los ecosistemas polares pueden ser más sensibles a los cambios climáticos de lo que se pensaba.

"Incluso un ligero cambio en la fecha de la retirada anual del hielo marino podría provocar un punto de inflexión, que conduce a cambios generalizados en los ecosistemas. En la costa de la Antártida puede provocar que comunidades únicas, dominadas por invertebrados adaptados a las condiciones de oscuridad, sean sustituidas por camas de algas, que se alimentan de la luz, lo que reduce significativamente la biodiversidad", dice el Dr. Clark.

Los invertebrados perdidos podrían incluir esponjas, animales de musgo, ascidias y gusanos. Estos animales realizan importantes funciones tales como la filtración de agua y el reciclaje de nutrientes y proporcionan una fuente de alimento para los peces y otras criaturas.

ecosistema submarino polar"Este es un excelente ejemplo de los impactos ecológicos de gran escala que los humanos pueden imponer a través del calentamiento global - incluso en lugares tan remotos como la Antártida", dice la Profesora Asociada Emma Johnston, miembro del equipo de la UNSW.

"Nuestro modelo muestra que los cambios recientes en la cubierta de hielo y nieve en los polos ya han transformado la cantidad de luz que llega a grandes áreas del Ártico y la Antártida cada año".

Para el estudio, el equipo desplegó medidores de luz en el fondo del mar en siete sitios cercanos a la estación de Casey en la Antártida, a profundidades de hasta 10 metros. Utilizaron cámaras para fotografiar la costa al mediodía todos los días durante dos años y medio, para determinar la cobertura de hielo marino.

Se determinaron las tasas de crecimiento de algas antárticas en el laboratorio en diferentes condiciones de luz, y llevaron a cabo experimentos en aguas antárticas para probar la sensibilidad de las algas a la luz disponible. También estudiaron las especies que viven en rocas submareales, para ver cómo variaron las comunidades con la cubierta de hielo.

Los puntos de inflexión son eventos en los que pequeños cambios en las condiciones ambientales causan cambios ecológicos rápidos y extensos.

La cantidad de luz solar que llega a los polos es altamente dependiente de las estaciones del año debido a que la inclinación de la Tierra hace que el Sol esté por encima del horizonte considerablemente más tiempo durante el verano que en el invierno, y el ángulo solar más bajo durante el invierno aumenta la reflectancia de la superficie del agua.

"Si la fecha de la pérdida de hielo marino se acerca a mediados del verano, se producirá un aumento exponencial en la cantidad de luz solar que llega a algunas áreas por año", dice el Dr. Clark.

Artículo científico: Light-driven tipping points in polar ecosystems