updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Nicaragua planea diseccionar el país con un gigantesco y absurdo canal

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mombacho, Nicaragua

Causaría una 'trágica devastación' tanto al patrimonio natural del país como a las comunidades indígenas

Centroamérica pronto podría tener no uno, sino dos canales que conecten el Océano Pacífico hasta el Mar Caribe. En junio pasado, Nicaragua firmó un proyecto de ley que concede la aprobación a una empresa china llamada Hong Kong Nicaragua Canal Development Investment Company (HKND) para dividir el país con un gigantesco canal de 40 mil millones de dólares.

Según HKND y el gobierno de Nicaragua, el Canal Interoceánico de Nicaragua aumentaría el PIB de Nicaragua en un 11 por ciento anual y crearía hasta un millón de nuevos puestos de trabajo en los años posteriores a la construcción del canal. Esto sería una importante ayuda para el país, que es el segundo más pobre de América. El canal también agilizaría el comercio mundial, añaden los promotores del proyecto.

La construcción está programada para comenzar en diciembre de este año y continuará durante los próximos diez años. También se incluyen en el acuerdo centros industriales, aeropuertos, nuevos ferrocarriles, oleoductos y los derechos a los recursos naturales que bordean el nuevo canal. Después de la construcción del canal, HKND mantendría derechos de explotación durante los próximos 50 a 100 años.

Sin embargo, las preocupaciones ambientales y sociales acerca de un proyecto de este tipo son numerosas. Aún no existen muchos detalles sobre el proyecto, es decir, donde se construirá el canal. En la actualidad la opción preferida es una ruta de 177 kilómetros que atravesaría el Lago Nicaragua - de donde proviene la mayor parte del agua potable del país. Tampoco se han discutido públicamente los impactos para la biodiversidad y la población local.

Un nuevo documento publicado en Nature, "Nicaragua Canal Could Wreak Environmental Ruin (El Canal de Nicaragua podría causar la ruina ambiental)", detalla las preocupaciones de Jorge A. Huete-Pérez, presidente de la Academia de Ciencias de Nicaragua, y Axel Meyer, un zoólogo de la Universidad de Konstanz en Alemania. Para empezar, señalan, no se ha llevado a cabo ninguna evaluación ambiental independiente de los impactos potenciales del canal. El gobierno de Nicaragua dice que planea confiar en cambio en una evaluación de impacto ambiental realizada por HKND, y los autores señalan que "la empresa no tiene la obligación de revelar los resultados al público nicaragüense".

propuestas para el Canal de Nicaragua

Tal como está previsto, escriben Huete-Pérez y Meyer, el Canal destruiría alrededor de 400.000 hectáreas (casi un millón de acres) de selva tropical y humedales. La Reserva de la Biosfera de Bosawas está situada justo al norte de la ruta propuesta del canal siendo el hogar de numerosas especies en peligro de extinción como el tapir de Baird, monos araña, jaguares y águilas harpías, mientras que la Reserva Biológica Indio Maíz está situada justo al sur ocupada por un número similar de especies en peligro de extinción.

El canal ni siquiera se molesta en rodear la Reserva Natural de Cerro Silva - hogar de los robles más antiguos de centro América, numerosos tipos de monos y poblaciones de quetzales - señalan los autores. Los planes tienen previsto efectuar un corte recto a través de la sección norte de ese parque fluvial.

El canal y los puertos que le acompañarán también arrasarán playas de anidación de tortugas en ambas costas del Atlántico y del Pacífico, así como impactarán o destruirán los arrecifes de coral y los manglares que, además de su importancia para la biodiversidad, ayudan a proteger el interior de Nicaragua de las tormentas tropicales. En cuanto a los animales de tierra, aquellos que no pueden volar ya no podrían emigrar desde el norte hasta el sur, cortando las poblaciones de especies unas de otras como un Muro de Berlín acuático.

Además de los impactos en la vida silvestre, comunidades indígenas, incluyendo a los Rama, Garifuna, Mayangna, Miskitu y Ulwa, dependen de las áreas donde se ubicará el propuesto canal. Ninguna prueba ha podido comprobar que hayan sido tenidos en cuenta sus derechos o realizado asignaciones para compensar las interrupciones en sus vidas, señalan los autores. "Cientos de aldeas tendrán que ser evacuadas y los habitantes indígenas reubicados", escriben. Esta interrupción incluso podría ser suficiente para desencadenar una lucha civil.

El agua es también un problema. La mayor parte del agua potable del país proviene de Lago Nicaragua, cuyo fondo de 15 metros de profundidad será dragado a casi el doble de profundidad para dar paso a grandes buques portacontenedores. Todos los lodos tienen que ir a alguna parte, y a los autores les preocupa que acaben siendo arrojados en otras secciones del lago o incluso en tierra. "De cualquier manera, el lodo probablemente terminará con una sedimentación muy perjudicial", escriben.

También serían construidas represas en el lago para crear el sistema de bloqueo del canal. Al igual que con el Canal de Panamá, el agua salada, junto con la contaminación por los buques, probablemente se infiltren en las áreas alrededor de los bloqueos, transformando "un ecosistema de agua dulce que fluye libremente en un depósito artificial de agua degradada combinada con agua salada", predicen los autores. Esto quiere decir adiós al agua dulce potable - tendrían que ser creadas infraestructuras para desalinizarla y purificarla - y adiós a los animales nativos del lago, como el tiburón toro, pez sierra, cíclidos y sábalo.

A esto se añade la posible llegada de especies invasoras a bordo de los buques, un problema común del medio ambiente que combina una receta para la 'trágica devastación' de la flora y la fauna del lago, y todos los que dependen de él, escriben los autores.

Lago Nicaragua

Por último, la compañía del canal en sí puede no ser todo lo que parece, señalan otros. Su presidente, Wang Jing, ha fracasado hasta ahora para seguir adelante con el desarrollo de una compañía telefónica que compró concesiones para en Nicaragua el año pasado, y tampoco hay señales de progreso en 12 de los 20 países en los que Wang se ha comprometido a otros proyectos a gran escala, según informa el diario South China Morning Post.

En el caso del canal, Wang ha expresado en ocasiones planes 'inverosímiles', escriben los autores en Nature, diciendo que el canal será de 520 metros (1.700 pies) de ancho. Hasta ahora todo el proyecto también ha sido mantenido en secreto, añade el Bangkok Post, desde sus impactos ambientales a su logística, y el gobierno parece deseoso de darse prisa en ocultarlo.

"No hay justificación alguna para un nuevo canal a través de Nicaragua", dijo al Bangkok Post Ralph Leszczynski, jefe de investigación de Banchero Costa, una agencia marítima internacional. "Ya tenemos un canal por Panamá, que funciona bastante bien".

El Canal de Panamá, dijo al Post Leszczynski, ocupa sólo una pequeña fracción de la navegación mundial, por lo que la construcción de una vía equivalente sería redundante. A cerca de 550 kilómetros al sur del Lago Nicaragua, la vía fluvial del Canal de Panamá se encuentra a menos de un tercio de la longitud de la propuesta en Nicaragua, y en la actualidad se está ampliando y profundizando para ampliar su capacidad para dar cabida a buques de gran tamaño.

Así, en el peor de los casos, Nicaragua poseerá un enorme canal que podría traer la devastación ambiental para el país y podría tal vez incluso "reavivar la violencia civil que ha asolado durante mucho tiempo la región", escriben los autores en Nature. A lo sumo, por otro lado, los planes simplemente podrían no cumplirse como muchos de otras empresas de Wang. De cualquier manera, los investigadores no quieren correr el riesgo de un proyecto de este tipo, incluso siendo considerado.

Hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que se una en protesta por el canal, y también para una lluvia de ideas de soluciones que podrían llevar ingresos muy necesarios a Nicaragua, incluido el turismo, la acuicultura y riego ampliado. En diciembre pasado, informan los autores, el gobierno desestimó las denuncias legales presentadas el año pasado por dos grupos internacionales y comunidades indígenas de Nicaragua, lo que indica la necesidad de "una acción internacional rápida y decisiva". Además, Huete-Pérez ha decidido tomar el asunto en sus propias manos y llevar a cabo su propia evaluación ambiental con el apoyo de la Red Interamericana de Academias de Ciencias, y pide que se unan a él más grupos de conservación.

"¿Podría haber una ruta económica, geográfica y políticamente viable para la propuesta del gasoducto del canal, el ferrocarril y el petróleo que implicaría una reducción significativa del riesgo? El consenso general en Nicaragua es no", concluyen los autores. "Habitantes y especies con vínculos tradicionales con la tierra serán arrancados de raíz sin tenerlos en cuenta".