updated 1:39 PM CEST, Sep 28, 2016

Los bosques de algas gigantes pierden agarre sobre el fondo marino

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

bosque de algas gigantes (kelp o sargazo)

La perturbación de las olas es la fuerza más potente que influye en la esperanza de vida de los bosques de algas

El kelp gigante (o sargazo) son plantas de crecimiento rápido y que prosperan en aguas frías ricas en nutrientes, sobre todo cuando hay un fondo marino rocoso y poco profundo. Estos bosques submarinos son algunos de los hábitats más productivos de la Tierra, sosteniendo una gran diversidad de especies de plantas y animales marinos, así como algunos de las mejores pesquerías de todo el mundo.

Teniendo en cuenta el adecuado equilibrio de condiciones, el kelp gigante puede crecer hasta 50 centímetros (1,6 pies) por día, y este robusto crecimiento hace posible que las frondas de algas se recojan para el mercado. El kelp gigante se ha sacado de las aguas de California desde la década de 1900, y ha aparecido en muchos productos como helados y crema dental.

Las plantas se adhieren al fondo del mar con pequeñas estructuras en forma de raíz (hapterios), también conocidas como "discos de fijación". El disco adhesivo soporta un estípite o tallo, y a las cuchillas en forma de hoja que flotan gracias a bolsas llenas de aire (pneumatocysts). Las frondas crean densas marquesinas flotantes en la superficie del agua que a veces son visibles desde el espacio.

bosques de algas en la isla de San clemente 23-12-2013

Sin embargo, estas enormes plantas - que pueden crecer hasta 60 metros (200 pies) de altura, se basan en discos adhesivos apenas de 60 centímetros (24 pulgadas) de ancho para mantenerlas enraizados y vivas. Esas tenues conexiones son una maravilla de la biología, pero también hacen impredecible la esperanza de vida de los bosques de algas. Los bosques de algas viven durante siete años como máximo, y con frecuencia desaparecen antes a causa de las tormentas de invierno o el pastoreo excesivo por otras especies. Como saben los pescadores, los bosques de algas gigantes pueden aparecer y desaparecer de una temporada a otra, de año en año.

bosques de algas en la isla de San clemente 29-03-2014

Las imágenes de arriba fueron capturados por el instrumeto Operational Land Imager en el satélite Landsat 8 el 23 de diciembre de 2013, y el 29 de marzo de 2014. Muestran el estado de los bosques de algas a lo largo de San Clemente, una de las islas del Canal de la costa sur de California. El 1 de marzo de 2014, tormentas provocaron olas extremas (hasta 5,5 metros, o 18 pies) que atacaron el lado occidental de la isla. Esas olas diezmaron las comunidades de algas gigantes, dejando sólo unos pocos parches dispersos aún visibles en la imagen del 29 de marzo.

Durante años los científicos han debatido lo que tenía mayor influencia sobre la salud de los bosque de algas, si era la disponibilidad de nutrientes o los herbívoros (cosechadores no humanos, como los erizos de mar), el tamaño y la longevidad. Después de usar Landsat para observar las tendencias a largo plazo, los científicos que trabajan en el lugar de Investigación Ecológica a Largo Plazo en Santa Bárbara (California) encontraron que la perturbación de las olas fue la fuerza más potente que influía en la esperanza de vida de los bosques de algas. Fuertes olas generadas por tormentas arrancan las algas de sus discos de fijación y pueden devastar los bosques mucho más que cualquier herbívoro.

Sin embargo, otras fuerzas también están ahora trabajando en las algas. Las condiciones para el crecimiento han sido históricamente ideales a lo largo de la costa oeste de América del Norte; cerca de Chile, Perú; las Islas Malvinas; cerca de Sudáfrica; y alrededor de Australia, Nueva Zelanda y las islas sub-antárticas. Sin embargo cada vez más a menudo en estos días las condiciones no son las ideales. El cambio climático ha traído un triple efecto de plagas sobre las algas: aguas cálidas con menos nutrientes, nuevas especies invasoras y tormentas más frecuentes y graves.

El ejemplo más extremo se encuentra frente a la costa este de Tasmania, donde ha desaparecido el 95 por ciento de las algas desde la década de 1940. La pérdida ha sido tan marcada que el gobierno australiano ha catalogado a los bosques de algas gigantes de Tasmania como una "comunidad ecológica en peligro" - la primera vez que el país ha dado protección a una comunidad ecológica entera. La pérdida es tan impresionante porque este era un lugar donde los bosques de algas fueron una vez tan densos que merecieron mención en las cartas náuticas.

bosques de algas gigantes en Tasmania 19-09-1999

Aguas subárticas frías bañaban una vez la costa este de Tasmania, pero las aguas más cálidas (hasta 2,5°C (4,3 F) más calientes) han traído especies invasoras a darse un festín de algas gigantes. Para complicar el asunto, el exceso de pesca de langostas ha eliminado un depredador clave de los erizos de púas largas que se alimentan de algas. El nuevo estatus protegido del ecosistema podría ayudar a frenar la sobrepesca y restaurar las langostas, lo que ayudaría a disminuir la amenaza de los erizos de mar.

bosques de algas gigantes en Tasmania 28-09-2014

Por ahora, los investigadores siguen usando Landsat para monitorear los bosques de algas y descifrar las tendencias que podrían arrojar más luz sobre lo que está sucediendo cerca de Tasmania y California. A través de un proyecto conocido como "Los bosques flotantes", se han alistado ciudadanos científicos para ayudar a comprender la disminución de algas. Para obtener más información sobre cómo participar en el proyecto, visita su página web. Para leer más acerca de los estudios de algas por satélite, echa un vistazo a Finding Floating Forests.

Referencias:

Australia Broadcasting Corporation (1998) Kelp Forests: Jewels of the Sea.
Byrnes, J. E., et al (2011) Climate-Driven Increases in Storm Frequency Simplify Kelp Forest Food Webs. Global Change Biology 17 (8) 2513–24.
Cavanaugh, K.C. et al (2011) Environmental Controls of Giant-Kelp Biomass in the Santa Barbara Channel, California. Marine Ecology Progress Series 429: 1–17.
Floating Forests Blog The Floating Forests Origin Story.
Johnson, C.R. et al (2005) Establishment of the long-spined sea urchin (Centrostephanus rodgersii) in Tasmania: first assessment of potential threats to fisheries. Project Report: School of Zoology and Tasmanian Aquaculture and Fisheries Institute, Hobart, Tasmania.
Monterey Bay Aquarium (2014) Giant Kelp.
Monterey Bay National Marine Sanctuary (2014) Kelp Forest and Rocky Subtidal Habitats.
Reed, D.C. et al (2011) Wave disturbance overwhelms top-down and bottom-up control of primary production in California kelp forests. Ecology 92 (11) pp. 2108–2116.
Tasmanian Government Department of Primary Industries, Parks, Water, and Environment (2014) Long Spined Sea Urchin Research Project.
University of Tasmania, Australia (2013, October 22) Duo develops new technique to map urchin barrens.
University of Tasmania Kelp Watch (2001) Biology of Giant Kelp.