updated 10:13 PM CET, Dec 10, 2016

Aguas turbulentas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

la costa es un cappuccino...

El hombre tiene que cambiar su relación con el Mar

Informe de The Economist sobre la salud de los Océanos

John Kennedy

mamifero marino enredado El pasado día de Reyes el presidente Bush nos regaló, ¡por fin!, una buena noticia, debe ser que se arrepiente de todo lo malo que ha hecho durante su mandato, anunciando que un área del Océano Pacifíco del tamaño de España sera protegida contra la extracción de petroleo y limitando en ella la pesca.

Pero no todo son buenas noticias, un informe de la semana pasada de "The Economist", «Aguas turbulentas» (Troubled waters), revela en 16 páginas mucha información sobre la evolución del colapso del medio ambiente marino: la mala gestión de pesca, la acidificación de los océanos, las zonas muertas, y la mala gestión de la acuicultura.

Si bien la evidencia es alarmante, el informe también deja muy claro que tenemos las herramientas necesarias para restaurar la salud de los océanos. "The Economist" confia en el poder de los derechos de la propiedad privada para restaurar la productividad de la pesca, hay que estar de acuerdo con su evaluación del papel de los gobiernos nacionales en la aplicación de normas mensurables, basadas en las cuotas que aconseja la ciencia, las capturas incidentales, la contaminación, etc., para restaurar la salud de los océanos.

Resumo este informe especial sobre el mar de "The Economist":

Comienza con una cita del economista John Grimond, entrevistado en el reportaje: "El mar es un sufrimiento, sobre todo en la mano del hombre".

"Los seres humanos ya no prosperan bajo el agua, a partir de la cual surgieron sus antepasados, pero su relación con el mar sigue siendo estrecha. Más de la mitad de la población mundial vive a menos de 100 kilómetros de la costa, están dentro de un décimo 10 km. Al menos en la tierra, el Mar es un placer para los sentidos y excita la imaginación. La vista y el olor del Mar inspiran el coraje y la aventura, el miedo y el romance. A pesar de que sus olas puedan ser rizadas o montañosas, de aguas tranquilas o airadas, el propio océano es eterno. Sus estados de ánimo pasan. Las mareas mantiene su ritmo. Es inmutable.
delfín varado
O por lo que parece desde hace mucho tiempo. Aunque las apariencias engañan. Gran parte del mar puede permanecer sin cambios, pero en otras, especialmente en la superficie y en las aguas costeras, donde se encuentra el 90% de la vida marina, el impacto de las actividades del hombre es cada vez más claro. Esto no debería ser una sorpresa.  El hombre ha cambiado el paisaje y la atmósfera. Sería extraño que los mares, que ha utilizado durante siglos para la alimentación, el transporte, para el vertido de basura y, más recientemente, para el recreo, no hubieran sido afectados.

Las pruebas abundan.  Los peces parecían una fuente inagotable de alimentos están ahora en declive en casi todas partes: el 90% de los peces depredadores de gran tamaño (como el atún, el pez espada y los tiburones) han caido, según algunos científicos. En los estuarios y aguas costeras, el 85% de las grandes ballenas han desaparecido, y casi el 60% de las pequeñas. Muchos de los peces más pequeños también están en declive. De hecho, la mayoría de las criaturas del mar más familiares, de los albatros a las morsas, de las focas a las ostras, han sufrido enormes pérdidas.

posidonia sana

Todo esto ha ocurrido muy recientemente. El bacalao ha sido capturado en Nueva Escocia durante siglos, pero su masacre sistemática comenzó sólo después de 1852; en términos de su biomasa (la masa acumulada de las especies), el 96% está ahora agotada. La matanza de tortugas en el Caribe (99% menos) se inició en el 1700. La caza de los tiburones en el Golfo de Mexico (45-99%, dependiendo de la variedad) sólo desde la década de 1950.


posidonia muertaLos hábitats de muchas de estas criaturas también se han visto afectados por las actividades del hombre. El bacalao vive en la capa inferior de los océanos. Los barcos arrastreros en la búsqueda de estas y otras especies como el abadejo, los arrastran con pesos y rodillos de acero, hacia las redes de sus barcos, devastando enormes zonas del fondo del mar a medida que avanzan. En el Golfo de Mexico, los arrastreros pasando hacia adelante y hacia atrás año tras año con las vastas redes que transportan,   escarifican el fondo marino y no dan tiempo para que la vida vegetal y animal se recupere. Desde Nueva Inglaterra, hasta África occidental, en el Mar de Ojotsk al norte de Japón, en Sri Lanka..., donde hay peces sucede la misma historia.

Los arrecifes de coral, en los que por la profusión de la vida y la biodiversidad de sus ecosistemas, pueden llamarse las selvas del mar, han sufrido la peor parte de todos.

caballito de mar (hippocampus)Son el hogar prolífico de grandes concentraciones de peces, atrayendo a cazadores humanos dispuestos a utilizar cualquier medio, incluso la dinamita, para matar a sus presas. Tal vez sólo el 5% de los arrecifes de coral pueden ser considerados prístinos, una cuarta parte se han perdido y todos son vulnerables al calentamiento global.

Una atmósfera más caliente tiene varios efectos sobre el mar. En primer lugar, implica un aumento de las temperaturas medias de las aguas superficiales. Una de las consecuencias para los arrecifes de coral es que la simbiosis entre los corales y las algas, que constituyen la vida del arrecife, se está desmoronando.

A medida que aumentan las temperaturas, las algas son expulsadas, los corales adquieren un  aspecto blanquecino y puede entonces morir.

El calentamiento también tiene consecuencias para el hielo: se derrite. La fusión del hielo marino afecta a los ecosistemas y las corrientes. No afecta los niveles del mar, porque el hielo flotante ya está desplazando el agua de un peso igual al suyo propio. Sin embargo, el deshielo de los glaciares y las capas de hielo en la tierra incrementan la cantidad de agua dulce en el mar, cuyo nivel ha aumentado en un promedio de casi 2 milímetros por año durante más de 40 años, y el ritmo es cada vez más rápido. Estudios recientes sugieren que el nivel del mar podría aumentar un total de 80 centímetros este siglo, aunque la cifra podría ser plausible incluso en 2 metros.

contaminación de la atmósferaLa quema en los últimos 100 años más o menos, de los combustibles fósiles, que necesitaron una media de mil millones de años para formarse, en términos geológicos, han puesto una cantidad enorme de dióxido de carbono en la atmósfera. Alrededor de un tercio de este CO2 es absorbido por el mar, donde forma ácido carbónico.  Las plantas y animales que han evolucionado con el tiempo creciendo con aguas superficiales ligeramente alcalinas -su pH es de alrededor de 8,3 -, tienen ahora que adaptarse a un aumento del 30% en la acidez de su entorno. Algunos, sin duda, sobrevivirán, pero si la tendencia continúa por lo menos en algunas décadas, almejas, mejillones, conchas y todas las criaturas que crecen depositando carbonato de calcio desaparecerán. Y sobre todo los corales, especialmente aquellos cuyos esqueletos se componen de aragonita, una forma particularmente inestable de carbonato de calcio.

La interferencia del hombre no termina con las emisiones de CO2.  A sabiendas y deliberadamente, se arroja un montón de basura en el mar, aguas residuales de todo tipo, desde neumáticos de caucho a envases de plástico para residuos tóxicos. Involuntariamente, también se permite que los retardantes de fuego, aceites combustibles y metales pesados se filtren en el poderoso océano, y demasiado a menudo las especies invasoras. Gran parte de los daños de estos contaminantes es invisible a los ojos: se muestra sólo en el análisis de los cadáveres de los osos polares o del atún servido en Nueva York en los bares de sushi.

marea de algas rojas Y cada vez más, los bañistas, marineros e incluso los que vigilan el mar con la ayuda de los satélites se enfrentan a una muy visible proliferación de algas conocidas como mareas rojas. Estas siempre se han producido naturalmente, pero han aumentado en frecuencia, número y tamaño en los últimos años, especialmente a causa del uso generalizado por el hombre desde la década de 1950 de fertilizantes de nitrógeno. Cuando el agua de lluvia contaminada con los fertilizantes y otros nutrientes llega al mar, como ocurre cuando desagua el Mississippi en el Golfo de Mexico, tiene lugar una explosión de algas tóxicas y bacterias, causando la muerte de peces, absorbiendo casi todo el oxígeno y la aparición de un ecosistema dominado "microbially" , a menudo sobre la base de una alfombra de limo.

Cada uno de estos fenómenos sería suficientemente grave por sí solo, pero todos parecen estar vinculados por una sinergía general . La masacre de una especie de la cadena alimentaria desata una cadena de alteraciones por encima o por debajo.

Así, la situación al borde de la extinción de las nutrias de mar en el norte del Pacífico dió lugar a una proliferación de los erizos de mar, que establececieron a continuación residuos de algas marinas en todo un bosque que había sostenido hasta ahora su propio ecosistema. Si la acidificación mata a diminutos caracoles marinos conocidos como pterópodos, es probable que el salmón del Pacífico, que se alimenta del plancton de estas criaturas, también pueda morir. Lo mismo puede deducirse que ocurrirá a otros peces ante la desaparición del salmón, al igual que sucedió a otras especies con lo que se hizo con la pesca excesiva del bacalao en el Banco Georges, en Nueva Inglaterra.

gran barrera de coral en AustraliaConsiderando que las desgracias nunca vinienen solas, podría resultar fatal las que vienen a menudo en abrumadora combinación. Los arrecifes de coral, de los pocos que quedan vírgenes, parecen capaces de hacer frente al calentamiento y la acidificación de la que ninguno puede escapar, pero la mayoría de los arrecifes que también han sufrido la sobreexplotación o la contaminación han sucumbido a la decoloración o incluso la muerte. La biodiversidad proviene de la interdependencia, y las crisis producidas por la humanidad en las últimas décadas han sido tan numerosas y tan graves que el equilibrio natural de la vida marina de todo el mundo ha sido perturbado.

¿Estos cambios son reversibles?

contaminación por espumas en una playa de SydneyLa mayoría de los científicos creen que, por ejemplo, la salud de la pesca podría ser restaurada con las políticas adecuadas. Algunos, como la acidificación de los mares, seguirán de hecho durante los próximos años, simplemente porque ya el tren ha pasado. Y algunos, como el deshielo de la capa del Ártico, pueden estar cerca de un punto abrupto, y tal vez irreversible, por una serie de acontecimientos que se pongan en marcha.

Es evidente, en cualquier caso, que el hombre debe cambiar sus maneras. Los seres humanos pudieron permitirse el lujo de tratar al Mar como un recurso infinito cuando fueron relativamente pocos en número, capaces de una ineficiente explotación de las profundidades, aún sin el gusto de los combustibles fósiles.  Un mundo de 6,7 millones de almas, que llegarán a convertirse en 9 mil millones en 2050, ya no puede hacerlo. La posibilidad de una catástrofe generalizada es sencillamente demasiado grande."

De verdad que este informe pone los pelos de punta si pensamos qué pasará a partir del 2050 si todo sigue igual. ¿Se tendrán que bañar en el Mar nuestros nietos impregnados de espumas contaminadas como en la foto de la derecha?