updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

La inmensa belleza del Mar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Catamarán Oceana Rangers

Libro "12.000 millas de viaje marino" de Oceana

12000 millas de viaje marino, presentación

Expedición del "Oceana Ranger" (1) 2005 en el

Atlántico


La organización internacional de conservación marina Oceana presentó ayer día 22/01/2009 el libro "12.000 millas en defensa de los mares. La expedición del Oceana Ranger", que documenta la travesía que realizó el catamarán Oceana Ranger desde San Diego, en la costa del Pacífico, hasta Mallorca, recorriendo un total de 12.000 millas náuticas entre enero y junio de 2005.


El título me recuerda a la famosa novela de Julio Verne "Veinte mil leguas de viaje submarino", imagino que títulada así por los editores a causa de la mayor divulgación de esa medida, la legua, en aquella época (una legua marina equivale a 5,555 km y una milla náutica son 1,852 Km, por lo que el Nautilus debería haber recorrido 111.100 Km y el Ocena Rangers, esta vez realmente, ha recorrido 22.224 kilómetros).
Ver mapa con el recorrido del Rangers

Bosques de algas gigantes, arrecifes de coral, ballenas azules, tortugas marinas y montañas y volcanes submarinos son sólo algunos ejemplos de la inmensa belleza que esconde el fondo marino y que la pesca destructiva, la contaminación y el cambio climático están devastando rápidamente.
El objetivo de la expedición era documentar la diversidad e importancia de la vida submarina y las amenazas que sufren sus ecosistemas. Para ello, el barco contó con una experimentada tripulación de científicos, submarinistas, fotógrafos y camarógrafos que fueron rotando a lo largo de la travesía.

Durante la presentación del libro, el director ejecutivo de Oceana Europa, Xavier Pastor, ha explicado que: "Desde Estados Unidos, el Oceana Ranger llegó a España pasando por México, Costa Rica, Panamá, Honduras y Portugal. Durante la travesía se trabajó en las islas y archipiélagos del Coco, Coiba, Cayos Cochinos, Mujeres, Bahamas, Bermuda, Azores y Baleares, lo que permitió estudiar una enorme variedad de ecosistemas".

La expedición tomó alrededor de 100 horas de película y 7.000 fotografías en alta resolución que reflejan la riqueza de la biodiversidad marina y la devastación producida por la pesca destructiva, la contaminación y el cambio climático (incluyendo la primera filmación submarina de las montañas del Banco de Gorringe en el Atlántico).

coibaContinúo Xavier Pastor diciendo que: "En 2006, una resolución de la ONU recomendaba que el diez por ciento de la diversidad biológica marina y costera mundial fuera zona protegida en 2010, pero hoy por hoy sólo el 0,5 por ciento de la biodiversidad oceánica cuenta con protección", lamenta. Por eso, uno de los objetivos de esta expedición era explicar "todas las cosas que ocurren bajo el mar, que son poco conocidas, que están en peligro y que son de una inmensa belleza".

"La intención de la expedición no era hacer un libro, sino filmar las zonas más vulnerables para promover la creación de reservas marinas, combatir la sobreexplotación pesquera, prohibir los métodos de pesca destructivos y proteger algunas especies", explicó Pastor.

Bosques de quelpos (algas gigantes de más de cuarenta metros de altura), ballenas azules, peces martillo, barreras de coral, volcanes submarinos y zonas vírgenes como los montes del Banco de Gorringe (Portugal) son algunas de las maravillas documentadas por la tripulación de esta expedición y que están amenazadas.

tiburón
"Toda esta biodiversidad es muy frágil y hemos podido ver de primera mano cómo afecta el cambio climático, que favorece la llegada de especies invasoras, la contaminación crónica generada por vertidos procedentes de los barcos, o las técnicas de pesca destructivas como la pesca de palangre o la deriva", dijo el director de la investigación, Ricardo Aguilar.

De hecho, las imágenes grabadas por la tripulación del Oceana Ranger han servido a la UE para prohibir la limpieza de barcos en alta mar (el 75 por ciento de la contaminación marítima se debe a estas tareas de limpieza de buques y sólo el 25 por ciento es consecuencia de accidentes como los del 'Erika' o del 'Prestige') y prohibir también ciertos métodos de pesca.

"Ahora lo difícil es conseguir que estas prohibiciones se cumplan", reconoce Aguilar, que añadió: "esta expedición puso en marcha un nuevo estilo de realizar campañas de conservación marina más acorde con el nuevo siglo. Oceana combina investigación científica y documentación gráfica sobre el terreno con nuevas tecnologías, divulgación pública y presión política. La colaboración con los científicos de los centros de investigación, las instituciones públicas y con aquellas empresas responsables que quieren incorporarse a los esfuerzos conservacionistas ofrece un marco nuevo para conseguir resultados efectivos".
Coiba Panamá
Entre 2010 y 2012, un 10% de las áreas marinas debe estar protegido. Y en la actualidad, sólo hay un 0,5%. "Uno de los argumentos que esgrimen los gobiernos es que no tienen información suficiente para saber qué tienen que proteger", dice Xavier Pastor. Los resultados de esta expedición servirán precisamente para documentar zonas y recomendar su protección si es preciso. "Oceana trabaja en esta dirección para que la Unión Europea cuente con datos rigurosos para proteger áreas marinas".

Entre los proyectos desarrollados durante la expedición, destacan:

  • Documentación de los bosques de quelpos, las mayores plantas marinas del planeta, y monitorización de la migración de la ballena gris (Mar de Cortés – Baja California, México).

  • Filmación de la estación de limpieza en la que peces martillo y otros mamíferos acuden a ser desparasitados por otras especies (Isla de Cocos, Costa Rica).

  • Observación del impacto del cambio climático y los efectos del Niño en los arrecifes de coral (Isla Coiba, Panamá).

  • Inspección de las zonas de puesta de las tortugas y de las de reproducción de los tiburones (Bahamas, Estados Unidos).

  • Filmación de las chimeneas hidrotermales del volcán submarino Dom João de Castro y –por primera vez-- de los montes del Banco de Gorringe, que oscilan entre los 3.000 y los 30 metros de profundidad (Portugal).

En la actualidad, el "Oceana Ranger" se encuentra fondeado en Valencia, desde donde partirá de nuevo en la primavera hacia el Mediterráneo y el Atlántico para dar seguimiento a las campañas en las que Oceana viene trabajando en los últimos años, como los efectos de la pesca de arrastre, el uso de artes de pesca ilegales y la situación de especies como el atún rojo y los tiburones, entre otros temas.

Cabo Pulmo, México

(1) Durante casi una década el "Oceana Ranger" había estado, bajo el nombre de Canvasback, al servicio de la iglesia luterana para dar servicios sanitarios en diferentes islas de Micronesia. Pero los nuevos deseos de la agrupación religiosa de convertirlo en barco hospital hizo que el Ranger se quedase pequeño. En ese momento, Steve McAllister, un socio de Oceana, compró la embarcación con su propio dinero y la cedió a su organización de forma gratuita. Se cumplía de esa manera uno de los sueños de Oceana: surcar el Océano Atlántico para poder documentar algunos de los ecosistemas marinos más importantes del mundo.



El libro "12.000 millas en defensa de los mares" está editado por Oceana y redactado por José Peñalver, parte del equipo de logistas de la sección europea de Oceana. La organización lo pone a disposición de todas las personas interesadas a cambio de un donativo para apoyar las próximas campañas.

Ocena ofrece descargar una copia del libro "12.000 millas en defensa de los mares" (formato PDF-30 MB)

Enlaces: Ocena Europe (España)  A bordo del Rangers    Oceana International

(Las fotos de este artículo están tomadas de la web de Oceana)