updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Fuerteventura declarada Reserva de la Biosfera

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Fuerteventura, Islas Canarias

Es la mayor de España en cuanto a superficie marina

Se pretende evitar la concentración del turismo en la costa

Elena Espinosa en Bruselas
En una nota de prensa hecha pública en al tarde de ayer martes 26/05/2009 el MARM ha comunicado que recibe con satisfacción la declaración de la UNESCO como nuevas Reservas de la Biosfera de la Isla de Fuerteventura y la Transfronteriza Gerês-Xurés entre España y Portugal.

La decisión ha sido adoptada en la reunión del Consejo Internacional de Coordinación (CIC) del Programa MaB de la UNESCO que se está celebrando en la Isla de Jeju, en la República de Corea, y que ha incorporado veinte nuevas Reservas de la Biosfera, entre las que se encuentran las dos españolas mencionadas.


La isla de Fuerteventura, con 1.660 km2 aproximadamente, constituye la segunda en tamaño de los archipiélagos atlánticos de la Macaronesia. Presenta unas características muy singulares debido a sus particulares rasgos geológicos y a su patrimonio biológico, condicionado por un marcado carácter de aridez en lo terrestre y por la presencia de un rico y diverso medio marino.

La Reserva comprende todo el territorio insular más una franja marina de 5 millas en el sector oeste y de 3 millas en el resto de la isla. En total alcanza una extensión de 352.812,6 has, de las cuales 165.665,2 has (46,9%) son terrestres y 187.835,7 has (53,1%) están en medio marino. Su superficie es notablemente mayor que la media de las Reservas de la Biosfera españolas, estimada en 81.683 has (MaB 2006), y la mayor en cuanto a superficie marina.

La isla de Fuerteventura está inmersa en un proceso de transición hacia una estrategia territorial de sostenibilidad, iniciada por el Plan Insular de Ordenación de Fuerteventura (PIOF), en vigor desde el año 2003, y continuada en el Plan Territorial Especial de Ordenación del Turismo de la isla de Fuerteventura (PTEOTIF), vigente desde agosto del 2007.


Isla Lobos, Fuerteventura


El planeamiento insular apuesta por una oferta turística cualificada y diversificada, basada en el reconocimiento de la necesidad de preservación del medio ambiente y de la planificación integral del territorio. Existe la convicción de que el turismo es, a la vez, el principal pilar de la economía y la principal amenaza a la sostenibilidad de este territorio, por lo que se trata de evitar la concentración en las zonas frágiles, como es el sector costero, y revitalizar los núcleos tradicionales localizados en el interior de la isla.



La importancia de Fuerteventura para la conservación radica en su aportación a la Red Natura 2000: 13 espacios naturales (48.328 has) como Lugares de Interés Comunitario (LICs) y 9 espacios naturales (68.713 has) como Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPAs). Debe también destacarse el Saladar de Jandía como una de las zonas húmedas más importantes del conjunto de las islas europeas de la Macaronesia y única zona Ramsar declarada en Canarias.

La solicitud de inclusión de Fuerteventura la Red Mundial de Reservas de Biosfera partió del Cabildo Insular, contó con la conformidad del Gobierno de Canarias, y ha recorrido una larga trayectoria de conversaciones, adecuación de la propuesta, evaluaciones y, finalmente, la aceptación por el máximo órgano de gobierno del Programa MaB, el Consejo Internacional de Coordinación. Los diversos filtros de evaluación de una propuesta, en el ámbito nacional e internacional, han sido superados con éxito, gracias a una minuciosa y laboriosa preparación.

Fuerteventura, La Pared


Con las nuevas incorporaciones, la Red Mundial de Reservas de Biosfera ya alcanza 551 territorios que se han sumado a este proyecto de desarrollo sostenible mundial, 40 de ellos en España.

playa de Fuerteventura

La Reserva de la Biosfera de Fuerteventura se plantea con diversas funciones básicas, tales como la de conservación, orientada a los paisajes, ecosistemas, especies y la variación genética; fomentar un desarrollo económico y humano sostenible desde los puntos de vista sociocultural y ecológico; difundir las características ambientales y culturales para un adecuado conocimiento como fundamento para su conservación o prestar apoyo a proyectos de demostración, educación y capacitación sobre el medio ambiente y de investigación y observación permanente en relación con cuestiones locales, regionales, nacionales y mundiales de conservación y desarrollo sostenible.

Más información:

Surf y pateras en las Reservas de la Biosfera
Los bosques submarinos de Canarias en peligro
Las ballenas del Mediterráneo y Canarias