updated 10:04 AM CEST, Sep 23, 2017

"Bastante extraño": coral y peces prosperan en el Atolón Bikini 70 años después de los ensayos nucleares

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
"Bastante extraño": coral y peces prosperan en el Atolón Bikini 70 años después de los ensayos nucleares - 5.0 out of 5 based on 1 vote

una playa del Atolón Bikini

La vida marina ha demostrado ser "notablemente resistente" a pesar de que la isla del Pacífico fue declarada un desierto en la década de 1950

La antigua isla paradisíaca del Atolón Bikini está volviendo a florecer 70 años después de que Estados Unidos lanzó 23 bombas nucleares, incluyendo un dispositivo en 1954 que era 1.100 veces mayor que la bomba atómica de Hiroshima.

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford se sorprendió al descubrir una abundancia de vida marina aparentemente floreciente en el cráter del Atolón Bikini, declarado un desierto nuclear después de los bombardeos, con sus 167 habitantes reubicados en otras islas.

Steve Palumbi, profesor de ciencias marinas en la universidad, dijo que los efectos del envenenamiento por radiación en la vida oceánica nunca han sido estudiados en profundidad, y la investigación inicial de su equipo sugiere que es "notablemente resistente".

las Islas Marshall en el mapaLos animales estudiados por científicos en y alrededor de la explosión de Chernobyl mostraron deformidades y mutaciones, pero la investigación inicial de los equipos de Stanford sugiere que la vida marina en Bikini pudo haber mejorado significativamente.

El equipo de Palumbi descubrió un ecosistema diverso de vida animal en y alrededor del cráter de la bomba, incluyendo coral tan grande como "coches", cientos de cardúmenes de peces incluyendo atún, tiburones, pargos y cangrejos de coco devorando cocos radiactivos en la orilla.

Palumbi dijo que a simple vista los cangrejos, peces y corales del Atolón Bikini parecen perfectamente normales y saludables, y parte del coral ha existido durante décadas - con evidencia de que puede haber comenzado a crecer tan pronto como 10 años después de que fueran dejadas caer las últimas bombas.

"La laguna está llena de bancos de peces que giran alrededor del coral vivo. De una manera extraña están protegidos por la historia de este lugar, las poblaciones de peces son mejores que en algunos otros lugares porque han quedado solos, los tiburones son más abundantes y los corales son grandes. Es un ambiente extraordinario, bastante extraño".

estudiante de Stanford con un cangrejo del cocoEl equipo de Palumbi concentró sus esfuerzos de investigación en los corales y los cangrejos de coco - que son del tamaño de tapacubos de coche - porque tienen una larga vida útil, lo que permite a los científicos profundizar en el efecto que ha tenido la exposición a la radiación en el ADN de los animales después de acumularse en sus sistemas durante muchos años.

Debido a que los peces tienen períodos de vida relativamente cortos es posible que los más afectados murieran hace muchas décadas, dijo Palumbi, y los peces que viven hoy en el Atolón Bikini sólo están sujetos a bajos niveles de exposición a la radiación ya que frecuentemente nadan dentro y fuera Del atolón.

"Esta es la cosa más destructiva que hemos hecho en el océano, dejando caer 23 bombas atómicas, pero el océano está realmente tratando de volver a la vida", dijo Palumbi.

"El hecho de que hay vida allí y está tratando de regresar de la cosa más violenta que la hemos hecho es bastante esperanzador".

El trabajo de los investigadores se presentó en el episodio del 28 de junio de "Big Pacific", una serie de PBS de cinco semanas sobre especies, fenómenos naturales y comportamientos del Océano Pacífico.

un tiburón en el Atolón Bikini

A pesar de que la vida de las plantas, los animales y los océanos está mostrando fuertes señales de recuperación, los seres humanos todavía son incapaces de vivir y trabajar en el Atolón, aparte de algunos cuidadores que traen consigo alimentos y agua y mantienen las instalaciones de las islas.

Un informe de las Naciones Unidas de 2012 dijo que los efectos de la radiación eran duraderos. El relator especial, Calin Georgescu, en un informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, dijo que la "contaminación ambiental casi irreversible" había llevado a la pérdida de los medios de subsistencia y muchas personas continuaron experimentando "desplazamientos indefinidos".

El agua no se puede beber debido a la contaminación continua, los mariscos no se pueden comer, y las plantas no pueden ser cultivadas debido a la contaminación del suelo.

Han muerto más de la mitad de los 167 habitantes originales del Atolón de Bikini, y muchos fueron a sus tumbas deseando regresar todavía a su tierra natal.

Según un artículo de Timothy J. Jorgensen, profesor asociado de medicina de radiación en la Universidad de Georgetown, antiguos residentes del Atolón de Bikini comenzaron a mostrar en los años sesenta cánceres relacionados con la exposición a la radiación. Por aquellos vientos de las explosiones tenían quemaduras y depresiones de sangre.

prueba nuclear en el Atolón Bikini

Aquellos que se encontraban en islas más alejadas mostraron un alto riesgo de cáncer, particularmente cáncer de tiroides y leucemia, y han estado involucrados durante décadas en una prolongada reclamación de indemnización con los Estados Unidos.

"Lo que a continuación les ocurrió a los isleños de Marshall es una triste historia de su constante reubicación de isla en isla, tratando de evitar la radiactividad que se demoró durante décadas", escribe Jorgensen.

"A lo largo de los años que siguieron a las pruebas, los isleños de Marshall que vivían en las islas contaminadas por las lluvias acabaron respirando, absorbiendo, bebiendo y comiendo cantidades considerables de radiactividad".


Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar