Los humanos estamos acelerando la extinción y alterando el mundo natural a un ritmo 'sin precedentes'

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Los humanos estamos acelerando la extinción y alterando el mundo natural a un ritmo 'sin precedentes' - 5.0 out of 5 based on 1 vote

tortuga enredada

La evaluación más completa de su tipo; 1.000.000 de especies en peligro de extinción

En algún momento vamos a tener que pensar en cómo dejar de romper el planeta

Los seres humanos estamos transformando los paisajes naturales de la Tierra de manera tan dramática que están en peligro de extinción hasta un millón de especies de plantas y animales. Una nueva evaluación de las Naciones Unidas ha llegado a la conclusión de que representa una amenaza enorme para los ecosistemas de los que depende la gente de todo el mundo para su supervivencia.

El informe de 1.500 páginas, compilado por cientos de expertos internacionales y basado en miles de estudios científicos, es el análisis más exhaustivo hasta la fecha de la disminución de la biodiversidadsidad en todo el mundo y los peligros que genera la civilización humana. Un resumen de sus hallazgos, que fue aprobado por representantes de los España y otros 131 países, se publicó este lunes en París. El informe completo será publicado este año.

Sus conclusiones son crudas. En la mayoría de los hábitats terrestres principales, desde las sabanas de África hasta los bosques tropicales de América del Sur, la abundancia promedio de plantas y animales nativos ha disminuido en un 20 por ciento o más, principalmente durante el siglo pasado. Con la población humana superando los 7 mil millones, actividades como la agricultura, la tala, la caza furtiva, la sobrepescapesca y la minería están alterando el mundo natural a un ritmo "sin precedentes en la historia de la humanidad".

Al mismo tiempo, ha surgido una nueva amenaza: el calentamiento global se ha convertido en uno de los principales impulsores del declive de la vida silvestre, según la evaluación, al cambiar o reducir los climas locales en los que muchos mamíferos, aves, insectos, peces y plantas evolucionaron para sobrevivir.

Como resultado, se proyecta que la pérdida de biodiversidad se acelerará hasta el 2050, particularmente en los trópicos, a menos que los países intensifiquen drásticamente sus esfuerzos de conservación.

bosque talado ilegalmente

El informe no es el primero en pintar un sombrío retrato de los ecosistemas de la Tierra. Pero va más allá al detallar la estrecha relación entre el bienestar humano y el destino de otras especies.

"Durante mucho tiempo, la gente simplemente pensó que la biodiversidad era cosa de la naturaleza por sí misma", dijo Robert Watson, presidente de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), que realizó la evaluación a solicitud de los gobiernos nacionales. "Pero este informe deja en claro los vínculos entre la biodiversidad y la naturaleza y cosas como la seguridad alimentaria y el agua limpia en los países ricos y pobres".

Un informe anterior del grupo había estimado que, en las Américas, la naturaleza proporciona cada año alrededor de $ 24 billones en beneficios no monetarios para los seres humanos. La selva tropical del Amazonas absorbe inmensas cantidades de dióxido de carbono y ayuda a disminuir el ritmo del calentamiento global. Los humedales purifican el agua potable. Los arrecifes de coral sostienen el turismo y la pesca en el Caribe. Las plantas tropicales exóticas forman la base de una variedad de medicamentos.

Pero a medida que estos paisajes naturales se marchitan y se vuelven menos ricos biológicamente, han disminuido los servicios que pueden proporcionar a los seres humanos.

Según el nuevo informe, los humanos están produciendo más alimentos que nunca, pero la degradación de la tierra ya está dañando la productividad agrícola en el 23 por ciento de la superficie terrestre del planeta. La disminución de las abejas silvestres y otros insectos que ayudan a polinizar las frutas y verduras está poniendo en riesgo hasta 577 mil millones de dólares en la producción anual de cultivos. La pérdida de bosques de manglares y arrecifes de coral a lo largo de las costas podría exponer a más de 300 millones de personas a un mayor riesgo de inundaciones.

Los autores señalan que la devastación de la naturaleza se ha vuelto tan grave que ya no serán suficientes los esfuerzos parciales para proteger especies individuales o establecer refugios de vida silvestre. En su lugar, piden "cambios transformadores" que incluyen reducir el consumo excesivo, reducir la huella ambiental de la agricultura y acabar con la tala y la pesca ilegalesilegales.

"Ya no es suficiente concentrarse solo en la política ambiental", dijo Sandra M. Díaz, autora principal del estudio y ecóloga de la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina. "Necesitamos incorporar consideraciones de biodiversidad en las decisiones de comercio e infraestructura, la forma en que la salud o los derechos humanos se incorporan en todos los aspectos de la toma de decisiones sociales y económicas".

tortuga marina

Los científicos han catalogado solo una fracción de los seres vivos, unos 1.3 millones; el informe estima que puede haber hasta 8 millones de especies de plantas y animales en el planeta, la mayoría de ellos insectos. Desde 1500, han desaparecido al menos 680 especies, incluida la tortuga gigante de las islas Galápagos y el zorro volador de Guam.

Aunque expertos externos advirtieron que podría ser difícil hacer pronósticos precisos, el informe advierte sobre una inminente crisis de extinción, con tasas de extinción actualmente de decenas a cientos de veces más altas que en los últimos 10 millones de años.

"Las acciones humanas amenazan a más especies con la extinción global ahora que nunca", concluye el informe, estimando que "alrededor de 1 millón de especies ya se enfrentan a la extinción, muchas dentro de décadas, a menos que se tomen medidas".

A menos que las naciones intensifiquen sus esfuerzos para proteger los hábitats naturales que quedan, podrían presenciar la desaparición del 40 por ciento de las especies de anfibios, un tercio de los mamíferos marinos y un tercio de los corales formadores de arrecifes. Según el informe, más de 500.000 especies terrestres no tienen suficiente hábitat natural para asegurar su supervivencia a largo plazo.

En los últimos 50 años, la pérdida de biodiversidad global se debe principalmente a actividades como la tala de bosques para tierras de cultivo, la expansión de carreteras y ciudades, la tala, la caza, la pesca excesiva, la contaminación del agua y el transporte de especies invasoras en todo el mundo.

En Indonesia, el reemplazo del bosque lluvioso por plantaciones de aceite de palma ha devastado el hábitat de los en peligro crítico orangutanes y los tigres de Sumatra. En Mozambique, los cazadores furtivos de marfil ayudaron a matar a casi 7.000 elefantes solo entre 2009 y 2011. En Argentina y Chile, la introducción del castor norteamericano en la década de 1940 ha devastado los árboles nativos (aunque también ha ayudado a otras especies a prosperar, incluido el pájaro carpintero de Magallanes).

En total, las tres cuartas partes de la superficie terrestre del mundo han sido alteradas significativamente por la gente, según el informe, y el 85 por ciento de los humedales del mundo han desaparecido desde el siglo XVIII.

Y como los humanos continúan quemando combustibles fósiles para obtener energía, se espera que el calentamiento global agrave el daño. Según el informe, aproximadamente el 5 por ciento de las especies en todo el mundo están amenazadas con la extinción relacionada con el clima si las temperaturas promedio mundiales aumentan 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. (El mundo ya se ha calentado 1 grado).

"Si el cambio climático fuera el único problema al que nos enfrentábamos, muchas especies probablemente podrían moverse y adaptarse", dijo Richard Pearson, ecólogo del University College de Londres. "Pero cuando las poblaciones ya son pequeñas y pierden diversidad genética, cuando los paisajes naturales ya están fragmentados, cuando las plantas y los animales no pueden moverse para encontrar nuevos hábitats adecuados, tenemos una amenaza real en nuestras manos".

basura en un bosque de manglares

La disminución en el número de especies no solo hará del mundo un lugar menos colorido o maravilloso, subrayó el informe. También plantea riesgos para las personas.

Hoy en día, los humanos confían en una cantidad significativamente menor de variedades de plantas y animales para producir alimentos. De las 6.190 razas de mamíferos domesticados que se usan en la agricultura, más de 559 se han extinguido y 1.000 más están amenazadas. Eso significa que el sistema alimentario se está volviendo menos resistente frente a plagas y enfermedades. Y podría volverse más difícil en el futuro producir nuevos cultivos y ganado más resistentes para enfrentar el calor extremo y la sequía que traerá el cambio climático.

"La mayoría de las contribuciones de la naturaleza no son completamente reemplazables", dice el informe. La pérdida de biodiversidad "puede reducir permanentemente las opciones futuras, como las especies silvestres que podrían domesticarse como nuevos cultivos y usarse para el mejoramiento genético".

El informe contiene destellos de esperanza. Cuando los gobiernos han actuado enérgicamente para proteger a las especies amenazadas, como el oryx árabe o la urraca de Seychelles, han logrado evitar la extinción en muchos casos. Y las naciones han protegido más del 15 por ciento de la tierra del mundo y el 7 por ciento de sus océanos mediante la creación de reservas naturales y áreas silvestres.

Aún así, han sido protegidas solo una fracción de las áreas más importantes para la biodiversidad, y muchas reservas naturales no hacen cumplir las prohibiciones contra la caza furtiva, la tala o la pesca ilegal. El cambio climático también podría socavar los refugios de vida silvestre existentes al cambiar los rangos geográficos de las especies que actualmente viven en ellos.

Entonces, además de abogar por la expansión de las áreas protegidas, los autores describen una amplia gama de cambios dirigidos a limitar los factores de pérdida de biodiversidad.

Los agricultores y ganaderos tendrían que adoptar nuevas técnicas para cultivar más alimentos en menos tierra. Los consumidores de los países ricos tendrían que desperdiciar menos alimentos y ser más eficientes en el uso de los recursos naturales. Los gobiernos de todo el mundo tendrían que fortalecer y hacer cumplir las leyes ambientales, tomar enérgicas medidas contra la tala y la pesca ilegales y reducir el flujo de metales pesados y aguas residuales no tratadas hacia el medio ambiente.

Los autores también señalan que serán críticos los esfuerzos para limitar el calentamiento global, aunque advierten que el desarrollo de biocombustibles para reducir las emisiones podría terminar dañando la biodiversidad al destruir más los bosques.

elefante en Kenia

Nada de esto será fácil, especialmente porque muchos países en desarrollo enfrentan la presión de explotar sus recursos naturales mientras intentan salir de la pobreza.

Sin embargo, al detallar los beneficios que la naturaleza puede proporcionar a las personas y al intentar cuantificar lo que se pierde cuando se desploma la biodiversidad, los científicos detrás de la evaluación esperan ayudar a los gobiernos a lograr un equilibrio más cuidadoso entre el desarrollo económico y la conservación.

"No se puede simplemente decirles a los líderes en África que no puede haber ningún desarrollo y que debemos convertir a todo el continente en un parque nacional", dijo Emma Archer, quien dirigió la evaluación anterior del grupo sobre la biodiversidad en África. "Pero podemos demostrar que hay compensaciones, que si no tiene en cuenta el valor que proporciona la naturaleza, en última instancia, el bienestar humano se verá comprometido".

En los próximos dos años, diplomáticos de todo el mundo se reunirán en varias reuniones en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica, un tratado mundial, para discutir cómo pueden intensificar sus esfuerzos para la conservación. Sin embargo, incluso en el escenario más optimista del nuevo informe, hasta 2050, las naciones del mundo solo frenarán la disminución de la biodiversidad, no la detendrán.

"En este momento", dijo Jake Rice, un científico pesquero que dirigió un informe anterior sobre la biodiversidad en las Américas, "nuestras opciones son todas sobre el control de daños".

Informe de las Naciones Unidas: Media Release: Nature’s Dangerous Decline ‘Unprecedented’; Species Extinction Rates ‘Accelerating’

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar